Medio Ambiente y Gamesa Energía colaboran en el seguimiento del águila azor perdicera

El Departamento de Medio Ambiente y Gamesa Energía han firmado un convenio de colaboración en el programa de marcaje y radioseguimiento telemétrico mediante tecnología satélite de águila azor perdicera Gracias a este acuerdo, se conseguirá información detallada de los parámetros de uso del territorio por parte de ejemplares de esta especie, lo que facilitará la adopción de medidas concretas para facilitar su conservación. Esta iniciativa se enmarca dentro de las acciones de conservación de esta especie puestas en marcha por el Departamento de Medio Ambiente, catalogada en Peligro de extinción, y de la que se está elaborando un Plan de Recuperación.

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha destacado durante la firma de este convenio la importancia que tiene la colaboración de las entidades privadas en estas iniciativas porque “la implicación y el compromiso de las empresas privadas con el medio ambiente constituyen un ejemplo para la sociedad” ya que “la conservación de nuestro entorno es un reto de todos los aragoneses”. Fruto de este convenio se realizará el marcaje de ejemplares que están localizados en el entorno de Zaragoza, a las que se seguirá durante al menos 12 meses. Por este convenio se marcarán y realizará el seguimiento de dos ejemplares, mediante tecnología satélite GPS. Gamesa Energía, dedicada al diseño, fabricación y suministro de producto, instalaciones y servicios avanzados en los sectores de energías renovables, aportará el 100% del coste de la ejecución del trabajo que asciende a 30.000 euros.

El Departamento de Medio Ambiente se encargará de elaborar el programa técnico para los trabajos, así como de ejercer la dirección y supervisión técnica de la empresa consultora en relación a las actuaciones que se ejecuten en el marco del Convenio, comprometiéndose asimismo a asegurar la coordinación de las mismas con el resto de los trabajos de radioseguimiento de la especie en Aragón.

Los trabajos que llevará a cabo una empresa consultora especializada con reconocido prestigio y experiencia en el seguimiento de poblaciones de grandes rapaces y en concreto en los trabajos de seguimiento de águila azor perdicera en Aragón. Los datos obtenidos se incorporarán a los que viene generando el programa que desarrolla el Gobierno de Aragón. El objetivo de estos trabajos es aportar información detallada de los parámetros de uso del territorio por parte de la pareja reproductora involucrada, lo que facilitará la adopción de medidas concretas de conservación.

El convenio se enmarca dentro de las iniciativas de colaboración del Departamento de Medio Ambiente con empresas privadas para el desarrollo de acciones de conservación de especies amenazadas, con dos antecedentes previos directos: NOZAR, S.A., y los trabajos sobre urogallo, y Desarrollos Eólicos S.A., y la construcción de un muladar en Riglos. A ello se suman actuaciones concretas en divulgación y sensibilización ambiental con entidades bancarias como Ibercaja, Caja Inmaculada, Cajalón, Caja Madrid y La Caixa.

ARAGÓN, PIONERA

Aragón ha sido y es pionera en el seguimiento radiotelemétrico de ejemplares de águila azor perdicera mediante tecnología satélite y es, en la actualidad, la única comunidad autónoma que mantiene un programa regular de marcaje y seguimiento para esta especie. Este programa ha permitido describir los patrones de dispersión de los individuos juveniles de la especie, en especial en los dos últimos años, establecer las pautas y parámetros específicos del uso del espacio por parte de los ejemplares adultos en el territorio de cría. Este conocimiento detallado será una herramienta útil a la hora de hacer compatible usos del territorio potencialmente impactantes para la especie con la gestión dirigida a su conservación.

EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Esta especie es una de las aves de presa más escasa y amenazada de Europa. Gran parte de la población se encuentra en la Península Ibérica. En Aragón, está catalogado como En Peligro de Extinción en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón. La comunidad alberga exclusivamente 30 parejas de esta especie, según el último censo regional realizado en 2004, mientras que a principios de los años 90, se cifraban alrededor de 60 parejas nidificantes. La población aragonesa aparece como puente entre las más numerosas poblaciones del arco mediterráneo y las cada vez más escasas poblaciones del interior peninsular.

 

En Aragón, su conservación se ha impulsado a través de un programa LIFE para el desarrollo del Plan de conservación de la especie en la Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) de la Sierra y Cañones de Guara. Este proyecto concluyó en el año 2001 y pretendía actuar como experiencia piloto para establecer las bases de lo que debería ser las líneas de actuación en conservación de esta especie en el conjunto de Aragón. Los datos de los cuatro años del trabajo sirvieron para definir las bases del Plan de Recuperación del Águila Azor Perdicera.

Comentarios