Meflur Internacional cambia de denominación social

El Grupo Meflur Internacional, S.A., según anunció el pasado 15 de mayo, ha convocado Junta General Ordinaria de Accionistas, este miércoles día 27 en segunda convocatoria a las doce de la mañana en Hotel Pedro I de Huesca al objeto de adaptar la sociedad al cambio accionarial producido en el 2006, que supuso que Ibertel se convirtiera en socio mayoritario en detrimento de Meflur. Ello conllevó que la empresa que había trabajado hasta la fecha en Walqa trasladará su sede a Bilbao.

En concreto, la Junta de Accionistas conocerá las cuentas, si procede, del 2006, nombrará a nuevos miembros del Consejo de Administración y modificará la denominación social y su domicilio.

El pasado día 15 de diciembre de 2006, Meflur Internacional, que tenía 2 ó 3 trabajadores en Walqa abandonaba Huesca.

Meflur Internacional nace en el año 2003 tras alcanzar una alianza estratégica el Grupo Meflur y Capital Parteners con el fin de replicar las actividades de Meflur sin limites geográficos. Los proyectos de telecomunicaciones se centran fundamentalmente en Latinoamérica, aunque también están presentes en USA, Portugal o Francia.

Cuatro son las líneas actuales de Meflur Internacional: Movilcarga que es el sistema On-line de recarga de tarjetas prepago; Distribución que tiene acuerdos de distribución con los principales fabricantes de terminales; Comuic@rte que es la plataforma de mensajes SMS/MMS; y Wonderlabs compañía especializada en el desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles: teléfonos, pda,s, portátiles...

La sociedad estaba al inicio al 50% con Meflur, pero la situación del grupo en procedimiento concursal para sus líneas Corporación Meflur y X-treme Tech derivado de procedimiento abierto contra la firma por presunto fraude fiscal, que hizo que Hacienda no le devolviera el IVA, que afectó a la liquidez de la empresa, hizo que Meflur tuviera que vender a los socios vascos una gran parte de sus acciones quedando en minoría. En estos momentos, se está tramitando en la Audiencia Nacional.

Comentarios