El Club Nimbus traslada su actividad del vuelo a vela de Huesca a otros campos

El Club Nimbus ha decidido trasladar su actividad de vuelo a vela de Huesca a otros aeródromos. El motivo es la “falta de seguridad del aeródromo de Monflorite-Alcala”. De momento, en el verano, el Aeroclub trasladará su actividad a los aeródromos, de Lillo, en las proximidades de Madrid, la Cerdanya, en Girona y Santa Cilia, en Jaca. El período comprendido entre junio y septiembre es tradicionalmente el de máxima operación en el vuelo sin motor en Huesca.

El aeroclub lleva desde finales del año pasado, cuando terminaron las obras del Aeropuerto de Huesca, intentando recuperar un Centro de Vuelo que permita practicar el deporte con unas mínimas garantías. Sin embargo, a estas alturas, el Nimbus se ha visto obligado a dejar Huesca.

De momento, los planes del aeroclub fuera de Huesca son para los meses de verano. En septiembre, el Nimbus podría operar en Santa Cilia, en Jaca, y en el aeródromo de Benabarre. Si no mejoran las condiciones en el aeropuerto Huesca-Pirineos, el aeroclub no volverá a Monflorite.

FERREIRA 2 NIMBUS 18

El Aeroclub quiere trasladar a la Sociedad Oscense y a las Instituciones una petición de ayuda con un mensaje muy claro: En el contexto actual, al vuelo sin motor le quedan unos pocos meses de vida en Huesca Si la ciudad no quiere perder definitivamente este patrimonio sólo hay dos caminos , dice el Nimbus,: O se encuentran soluciones que AENA esté dispuesta a aplicar que garanticen un nivel de actividad suficiente con plena seguridad, o se buscan nuevas ubicaciones para el Centro de Vuelo sin Motor de Huesca fuera del área de influencia del Aeropuerto. La zona al norte de la Hoya ofrece emplazamientos privilegiados pero son proyectos que el Aeroclub no puede emprender sin importantes apoyos institucionales se explica en un comunicado.

El club indica que “como consecuencia de las obras del aeropuerto, se construyeron de nuevo las antiguas instalaciones deportivas de Monflorite-Alcalá, siguiendo un proyecto que no tuvo en cuenta las necesidades reales de un centro de vuelo sin motor. El resultado ha sido unas instalaciones inadecuadas y muy peligrosas para la práctica de esta especialidad, en las que la única forma de volar con seguridad es reducir al mínimo el número de vuelos”.

La falta de seguridad se debe fundamentalmente, se sigue diciendo, a la estrechez de las pistas cuya anchura en el caso de la de tierra es la mitad de la necesaria, a la eliminación de zonas de emergencia alrededor de la pista, y a la existencia de numerosos obstáculos consecuencia de malas ejecuciones de obra.

POSICIÓN DEL CLUB NIMBUS

La realidad es que tras 60 años disponiendo de un centro de vuelo que era un referente internacional, con una inversión millonaria se ha construido un aeródromo nuevo en el que no caben en la pista los aviones que lo deben utilizar, o en otras palabras, un centro de vuelo que debería ser un motor de actividad pero que sólo es seguro si vuelan en él pocos aviones…

Desde finales de 2006, el Aeroclub ha trasladado a AENA reiteradamente esta situación, proponiendo diversas soluciones tanto para los problemas de seguridad, operación y espacio aéreo como para establecer un convenio marco a 10 años que dé estabilidad a la presencia del Aeroclub en la vieja escuela. La respuesta de la Dirección del Aeropuerto, debemos suponer que con el beneplácito de AENA, ha sido siempre ignorar las propuestas y aumentar sistemáticamente las dificultades al acceso y operación normal interpretando de la forma más restrictiva posible reglamentaciones pensadas para aeropuertos de gran tráfico, evitando aplicar las posibilidades de adaptación a nuestra actividad que permiten. No se trata de que el Aeroclub no quiera cumplir unas normativas, todos entendemos que estamos en un Aeropuerto y hay unos requerimientos a respetar, sino de que estas normativas se adapten a la realidad y de que se apliquen con actitud constructiva como en el resto de aeropuertos de la red de AENA.

El resultado de todo ello es que se está ahogando nuestra actividad que ha descendido a la mitad en lo que llevamos de año, impidiendo la compatibilización real de nuestras operaciones en las instalaciones del Aeropuerto Huesca-Pirineos. Esta compatibilización viene definida desde el Plan Director del Aeropuerto, es un mandato de los niveles más altos de la administración del Estado, Congreso de los Diputados incluido, y así se ha comunicado reiteradamente a la sociedad.

En opinión del Aeroclub esta compatibilidad depende únicamente de la buena voluntad y disposición de las partes, como se demuestra en otros aeropuertos como el de Innsbruck (ejemplo que el propio Plan Director que nos ocupa presenta como referente), en el que con un tráfico de 750.000 pasajeros al año y un entorno mucho más complejo, la actividad de vuelo sin motor, muy superior a la nuestra, convive con la comercial con todo tipo de facilidades.

El Aeroclub Nimbus es una modesta entidad amateur que a pesar de ello ha llegado a ser el segundo aeroclub de España en horas voladas, después del de Barcelona- Sabadell. Ni nosotros ni ninguna de las instituciones que apoyan nuestra continuidad parece tener capacidad para hacer valer nuestros puntos de vista ante interlocutores de la dimensión de AENA, y no podemos continuar por más tiempo en esta situación. Entendemos que es hora de que las Instituciones intervengan y hagan cumplir los mandatos que en su día emitieron.

Comentarios