Solemne celebración de los 200 años de las Anas en Huesca

Con una Catedral de Huesca, rebosante de fieles, se celebraba este sábado una solemne eucaristía en acción de gracias por la conmemoración, este 19 de Mayo, de los 200 años de la llegada a Huesca de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.

Ofició la celebración el Obispo de la Diócesis, Jesús Sanz, acompañado del Vicario General, José Antonio Satué y otros sacerdotes. También estuvo presente la Madre General de la Congregación, Josefina Vélaz, acompañada de una amplia representación de la Congregación, no sólo de Huesca ciudad sino de otros lugares de Aragón donde tiene presencia esta Congregación, fundada por la Madre Rafols, en 1804. Entre los asistentes a esta celebración se encontraba el Alcalde de Huesca, Fernando Elboj, el portavoz del PAR, Fernando Lafuente y la Presidenta de la Comisión de Fiestas del Ayuntamiento, Teresa Sas; hay que recordar que hacía tan sólo dos días que el Consistorio por acuerdo mayoritario del Pleno, le había concedido a la Congregación de las Anas, la Medalla de Oro de la ciudad, por esta dilatada obra de servicio, caridad y amor a los más desfavorecidos en los dos siglos que llevan de presencia en Huesca.

En la homilía, el Obispo, Jesús Sanz destacaba precisamente este compromiso de la Congregación con los más desvalidos y su importante acción social, llevada a cabo desde el compromiso y la entrega, en una Institución presente en todos los continentes y donde muchas jóvenes alto aragonesas han encontrado su vocación.

Al final de la ceremonia, unas palabras pronunciadas en nombre de la Congregación y la composición de la palabras GRACIAS, escrita en unos cartelones que portaban pequeños alumnos del centro que tienen las Hermanas de Santa Ana en Huesca era el broche de oro, con un fuerte aplauso de todos los presentes.

Posteriormente la Congregación ofrecía una recepción en el Colegio del Coso a todos los que desearon acompañarles en ese momento tan emotivo e histórico de los 200 años de ejercer la Hospitalidad.

Comentarios