6 meses de prisión, cuatro meses sin entrar en bares y multas económicas para los condenados por los disturbios del Tubo

20021004audiencia procvincial.jpg

Los abogados de los diez detenidos por los disturbios del Tubo de Huesca del 12 de febrero de 2006 han llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal y con el Ayuntamiento de Huesca para evitar la celebración de juicio. Los diez jóvenes han sido condenados a seis meses de prisión por un delito de desórdenes públicos, a 15 días de multa a razón de 8 euros diarios y la prohibición de entrar durante hasta cuatro meses en bares por una falta de daños, al pago de las costas procesales y al pago de multas económicas al Ayuntamiento de Huesca por los gastos en limpieza y en subsanar los destrozos. A uno de los jóvenes se le ha condenado a otros seis meses de cárcel por otro delito de desobediencia.

Después de la lectura de la sentencia, los abogados defensores de algunos de los condenados han reconocido que temían que si se hubiese celebrado juicio, se podría haber aplicado una sentencia más dura, ejemplarizante.

El Ayuntamiento de Huesca recibirá 2.940 euros a través de varias multas que deberán pagar los condenados: 200 euros cada uno en concepto de limpieza; cuatro de los condenados pagarán 600 euros; otros cuatro, 190 y dos, 150 euros.

La vista corría a cargo del Juzgado de lo Penal de Huesca, pero se ha celebrado en la sala de vistas de la Audiencia Provincial. Los diez condenados este jueves habían participado en los disturbios del 12 de febrero, después de que entrase en vigor una normativa sobre el horario de los establecimientos de ocio. Sin embargo, los sucesos más graves se habían producido en la madrugada del día 10 de febrero. Por esos altercados se detuvo a 8 personas y después, al autor de un blog. Esos hechos están todavía sin calificar por la fiscalía, por lo que todavía no hay fecha para el juicio.

Condenados a seis meses de prisión por un delito de desórdenes públicos, con inhabilitación para sufragio pasivo durante el tiempo de la condena; 15 días de multa a razón de 8 euros diarios (con condena de un día de prisión por cada dos días de multa no pagados) y una medida de seguridad no privativa de libertad que le impide entrar en establecimientos en los que se dispensen bebidas alcohólicas entre las 22.00 y las 10.00 horas durante un máximo de cuatro meses por una falta de daños y el pago de la décima parte de las costas procesales. Todos deberán pagar una multa total de 2.000 euros al Ayuntamiento de Huesca como responsables civiles de los daños causados.

Comentarios