El PAR de Sabiñánigo alega mejoras de seguridad en la Autovía

El Partido Aragonés de Sabiñánigo ha presentado diferentes propuestas al estudio de soluciones del trazado de la Autovía, A-23, en el tramo correspondiente a Sabiñánigo Este-Sabiñánigo Oeste, “entendiendo que pueden ser de interés general tanto por la seguridad de las personas como por el impacto sobre el territorio”, según indica esta formación en su documento de alegaciones, suscrito por el portavoz municipal, Pedro Grasa.

La primera de las propuestas ante el Ministerio de Fomento plantea la construcción de un paso peatonal inferior o subterráneo que salve diversos desvíos de la rotonda, en construcción desde hace meses, que se integrará en el ‘enlace Este’ de la autovía. Esa rotonda dará acceso a la carretera de Yebra de Basa, futura N-260, junto a la que se sitúa el cementerio municipal, y en la misma también convergerá la carretera hacia Latas, donde se levantarán más de 2.000 viviendas con el consiguiente tráfico intenso de vehículos, así como las salidas y entradas a Sabiñánigo y a la autovía.

En el estudio, “se prevé que los viandantes que se dirijan al cementerio municipal de la localidad de Sabiñánigo tendrán que cruzar en dos ocasiones la salida o entrada a la rotonda con el riesgo consiguiente. Por lo tanto el Partido Aragonés en su alegación precisa que “se tenga en consideración realizar un paso subterráneo para viandantes que transcurriese desde el actual camino de Yebra de Basa en el Puente Sardas hasta el actual camino de Yebra de Basa una vez pasados los viales actuales y posteriores”. Esta comunicación inferior permitiría a los numerosos visitantes del cementerio que se desplazan a pie, especialmente personas mayores, llegar hasta el camposanto con plena seguridad, en lugar de atravesar dos carreteras

Por otro lado, el PAR de Sabiñánigo recoge la inquietud vecinal de los núcleos de Senegüé y Sorripas, ya que “el trazado expuesto afecta demasiado al desarrollo agrícola y ganadero” de estas poblaciones, “debido al gran número de fincas afectadas, creando además entre ellas espacios muertos no aprovechables ni para el ganado, ni para el uso de la actual maquinaria agrícola, ni tampoco para la adaptación de estos espacios entre viales a posibles aplicaciones de regadíos sociales que ya se encuentran en fase de estudio”.

En esa zona, el informe de Fomento programa una doble derivación desde la autovía, creando una cuña de carreteras, con terrenos intermedios y requiriendo una amplia extensión. Asimismo, a juicio del PAR, “el paso de la vía rápida hacia el Valle de Tena por detrás de dos actividades económicas ya existentes, una estación de servicio y un vivero, perjudica notablemente su desarrollo”.

Para el PAR, “el paso de la actual N-260 entre los pueblos de Senegüé y Sorripas está limitado a 80 Km/h, y por tanto hace innecesario, a nuestro entender, acometer a dos kilómetros una vía rápida nada más dejar la autovía”. Este argumento, junto con “el número de fincas (diez) directamente afectadas por la existencia de estos dos viales” se añade a las afecciones mencionadas que “podrían reducirse considerablemente unificando las dos salidas en una sola”, según la propuesta del Partido Aragonés.

Comentarios