Carlos Saura, abrumado por el reconocimiento que le tributa el Festival de Cine

El cineasta oscense se ha reencontrado con su pasado en Huesca, con el pasado de su obra y con el pasado de su infancia, lo que le produce una cierta nostalgia, pero también le trae a la mente recuerdos no siempre positivos, ya que Saura considera que la infancia es una época “espantosa”. A punto de estrenar su nueva producción, Fado, una colaboración con Portugal, el cineasta solo ve cine en su casa y sigue arriesgando, cuenta, en cada una de sus obras. Son reflexiones realizadas por uno de los nombres propios de esta XXXV edición del Festival de Cine de Huesca. Hasta 8 exposiciones hay dedicadas a Saura, ubicadas en la Diputación Provincial, en el CDAN, en el Museo de Huesca y en el Centro Cultural del Matadero.

Audio sin título

“No sabía que he hecho tantas cosas”, ha dicho Carlos Saura una vez que ha recorrido las exposiciones que en Huesca recogen el universo Saura.

La ciudad, al llegar, le ha traído recuerdos de su familia, de su colegio, de sus amigos y hasta de sus novias, ha explicado el cineasta. Pero los recuerdos de su infancia no siempre son positivos, sobre todo para un niño que le toco vivir la posguerra.

Saura ha hablado de su obra y de sus nuevos proyectos. Lo más cercano en el tiempo es la salida al mercado de su nueva película Fados, un musical en coproducción con Portugal. No es la primera vez que Saura se acerca al género musical, ya lo hizo en Flamenco y en Tango. Y precisamente uno de sus proyectos futuros es otro musical que quiere tiene previsto rodar en Brasil.

Saura se ha acercado en varias ocasiones al mundo de la escenografía, en concreto al de la ópera. Dos veces ha puesto en escena Carmen, precisamente en colaboración con su hermano, Antonio. Pronto volverá a abordar la obra de Bizet, pero esta vez en Valencia.

Estos días, una de las exposiciones que se pueden ver en Huesca se ubica en la sala Saura de la Diputación de Huesca, cuyo techo pintó Antonio Saura. En ella se pueden ver serigrafías del pequeño de los Saura a cuyo origen son una serie de fotografías de Antonio Saura.

Carlos recuerda a su hermano, y lo hace con pena en lo personal y con pena en lo profesional porque cuando este murió se encontraba en una época de gran creatividad.

Hubiera querido, dice Carlos Saura, que su hermano le hubiera asesorado en la película Goya en Burdeos, ya que Antonio era un gran conocedor de la obra del pintor de Fuendetodos. Sin embargo, las circunstancias quisieron que el proyecto no pudiera llegar a buen puerto.

Aragón es tierra de grandes hombres, ha dicho Carlos Saura, destacando dos: Goya y Buñuel, dos personajes que tienen nexos comunes: ambos utilizaron en su obra, a partes iguales, la violencia, la sensibilidad y lo onírico.

En la cartera de proyectos, además de los ya mencionados, Saura está trabajando en el Pabellón de Aragón para la Expo, en un film que llevará por título Io, don Giovanni, sobre don Don Juan de Mozart, y en algo que no ha querido concretar entorno la figura de Felipe II.

También ha contado que ve mucho cine, pero en casa y después de que las películas han salido del circuito comercial, y que está muy interesado por la industria cinematográfica India, con su gran producción y con algunos directores interesantes.

PROGRAMACIÓN DEL DOMINGO

Proyección de "Gary Cooper que están en los cielos" de Pilar Miró a las 12 horas en la DPH; Foro Europa, también al mediodía, en el Centro Cultural del Matadero; Concurso Iberoamericano de Cortometrajes, en la DPH, a las 17:00 y 19:30 horas; proyección de "Las manos vacías" de Marc Recha, a las 17:00 horas en el Avenida; Concurso Europeo de Documentales, a las 18:00 horas en el Centro Cultural del Matadero; proyección de "Senderos de gloria" de Stanley Kubrick, a las 19:30 horas en el Avenida; y proyección de "Climas" de Nuri Blige Ceylan, a las 22:30 horas en el Avenida.

Comentarios