La SD Huesca se jugará el ascenso con el Córdoba tras vencer al Palencia 2-1

Los azulgranas sufrieron pero ganaron 2-1 al Palencia en un campo del Alcoraz que presentó un lleno total con más de 5.500 espectadores en las gradas. El conjunto de Manolo Villanova marcó dos goles en tres minutos que encarrilaron el pase a la segunda ronda, pero el tanto de los palentinos al final del primer tiempo le dio mucha emoción a un partido en el que en el segundo tiempo el Huesca sufrió mucho y estuvo contra las cuerdas, aunque al final se pudo celebrar por todo lo alto el pase a la siguiente eliminatoria en la que habrá que jugarse el ascenso a Segunda División con el Córdoba que dejó en el camino al Pontevedra.

Ya se sabía que sería complicado y es que este tipo de competiciones se pueden decidir por pequeños detalles y los partidos suelen ser intensos y disputados. El Huesca tuvo además un contratiempo a los cinco minutos con la lesión en la espalda de Sorribas que dejó el terreno de juego. En su lugar entró Rangel.

Tras el dominio inicial del Palencia llegó la jugada clave con el primer gol de Valdés en el minuto 23. El jugador azulgrana sorprendió al portero visitante con un disparo directo desde la banda cuando todo el mundo pensaba que iba a centrar y que significaba el 1-0. Luego llegó seguido el segundo tanto que marcó Rangel y que llevó el delirio a las gradas. Parecía que todo estaba hecho con el 2-0 y con los palentinos que habían quedado muy tocados, pero el tanto antes del descanso 2-1 devolvía a la emoción.

La segunda mitad fue de claro dominio visitante y, si bien los de Manolo Villanova dispusieron de algunas ocasiones, no consiguieron materializarlas y el Palencia se fue creciendo y cada vez ponía en serios apuros a Falcón que se convirtió en protagonista con sus intervenciones. La tensión fue subiendo y la actuación del colegiado Rebollo López, que no gustó para nada al Huesca, añadía más nerviosismo a los últimos instantes. El pitido final desató la euforia y la alegría y es que este Huesca sigue haciendo historia en una temporada que será difícil de olvidar.

Hubo deportividad entre las aficiones y salvo algún incidente aislado que controló la policía no hubo nada reseñable. La fiesta se alargó posteriormente por las calles de Huesca y en la Plaza de Navarra donde se celebró este nuevo éxito de un conjunto azulgrana que está a un paso del ascenso. Ahora hay que enfrentarse al Córdoba. El primer partido será el fin de semana que viene en tierras andaluzas y la vuelta en el Alcoraz el día 24 de junio.

Comentarios