El Administrador Apostólico de Lérida viaja a Roma

Javier Salinas

Javier Salinas, Administrador Apostólico de Lérida, ha viajado a Roma para diligenciar varios asuntos con distintas instancias del Vaticano, ente ellas la Congregación de los Obispos. Las cuestiones que aborde en Roma serán los habituales de un máximo responsable de una diócesis con sus superiores, y quizás pueda tratar el tema de los Bienes, después de la comunicación del Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monterio, a ambas diócesis Barbastro-Monzón y Lerida, en la que señalaba que la Signatura Apostólica había rechazado el recurso presentado por la diócesis ilerdense con el objetivo de revocar el decreto de 27 de septiembre de 2006, en el que Roma ordenaba a la diócesis de Lérida devolver las 113 piezas de arte, propiedad de la diócesis de Barbastro-Monzón y que se encuentran en depósito en la Diócesis de Lérida.

La Santa Congregación de los Obispos en el 2005 emitió un decreto en el que ordenaba la devolución de los bienes, cuestión también ratificada favorablemente para Barbastro-Monzón por el Tribunal de la Signatura Apostólica. Todos los recursos presentados hasta el momento por la Diócesis de Lérida han sido rechazados. El litigio entre ambas diócesis cumple más de diez años, fue iniciado por el obispo Ambrosio Echevarría, a raíz de la publicación del decreto del Nuncio Lajos Kada, continuado por Juan José Omella y pendiente de culminar por Alfonso Milián. El Obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón indicaba que el final de este litigio ha avanzado en los últimos meses aunque no puede adelantar fechas pero ha manifestado que el talante de Javier Salinas “es distinto”.

El presidente del Gobierno de Aragón en funciones, Marcelino Iglesias, señalaba en Barbastro, respecto al litigio que mantienen las Diócesis de Lérida y Barbastro-Monzón por las 113 piezas de arte, que “lo que desbloquea el proceso es el rechazo al recurso de Lérida. Rechazado el último recurso de Lérida ahora ya no hay más camino que cumplir las sentencias y los decretos”.

Iglesias mostraba su satisfacción por el rechazo del último recurso puesto que “abre el final del túnel”, al mismo tiempo que está esperanzado de que el obispado de Lérida obedezca lo que dice Roma y las dos diócesis tengan un buen entendimiento.

Comentarios