Fuentes policiales consideran que es poco probable que Pirla este en Huesca

Pirla

La policía, como adelantaba Radio Huesca Digital, sigue buscando a un preso considerado "peligroso", José María Pirla Oliván, de 45 años, natural de Huesca quien se fugó a mediados de marzo durante una salida programada de dos días con voluntarios de una ONG para posibilitar el encuentro de un grupo de internos de la cárcel de Nanclares (Álava) con la naturaleza. Fuentes policiales creen que pese a ser natural de Huesca, es muy improbable que se encuentre escondido en la capital oscense.

Según Instituciones Penitenciarias, la salida de Pirla, condenado en 1993 a 27 años de cárcel por el asesinato del policía jubilado Nilo Pérez durante un atraco a las oficinas de ERZ-Endesa en Huesca ocurrido dos años antes, fue rechazada inicialmente. La decisión de Instituciones Penitenciarias, que sólo concedió 9 de los 12 permisos solicitados por la ONG promotora de la salida, fue recurrida por Pirla al Juez de Vigilancia Penitenciaria, que la autorizó finalmente. En la resolución, el juez valoró que ya había cumplido 16 de los 23 años de condena y la normalidad de su comportamiento en el centro, y rechazó su supuesta peligrosidad.

Las fuentes citadas explicaron que Pirla participó el primer día de la actividad, el 16 de marzo, con toda normalidad, pero al día siguiente se evadió para no regresar a la cárcel de Nanclares, a la que había sido trasladado desde Córdoba. En el momento de la fuga, Pirla, que había pasado la mayor parte de su estancia en prisión en situación de aislamiento, se encontraba a 5 meses del cumplimiento de las dos terceras partes de su condena. Las mismas fuentes señalaron que el cumplimiento el próximo agosto de las dos terceras partes de la condena no hubiera supuesto su puesta en libertad condicional, opción que requiere la clasificación del interno en tercer grado penitenciario.

Tras verificarse la fuga de este preso, que según las fuentes tenía en la actualidad una conducta normalizada en régimen ordinario (segundo grado), Instituciones Penitenciarias informó a los tribunales de la evasión para que emitieran orden de búsqueda y captura. La orden fue remitida a las comisarías de todo el país con una foto actualizada de Pirla. Según otras fuentes penitenciarias, es una persona con una inteligencia superior a la normal pero con tendencias psicóticas que le impelen a actuar de forma violenta y antisocial.

Pirla inició su carrera delictiva a principios de los noventa con varios atracos con violencia que culminó con el asesinato del policía jubilado en Huesca. En prisión formó parte del Colectivo Anarquista de Presos Sociales Organizados.

Comentarios