Diálogo y entendimiento para el ayuntamiento de Huesca

Fernando Elboj era proclamado alcalde de Huesca, este sábado, gracias a los votos de su formación, el PSOE y los de los dos concejales del Partido Aragonés. Se trata del tercer mandato consecutivo del socialista Elboj. En su discurso, trazaba los ejes de su programa, que todavía habrá que elaborar. Integración, convivencia, civismo, respeto, buena educación, o urbanidad deben ser, ha dicho, los principios de la convivencia entre los ciudadanos de Huesca. En el ayuntamiento aventuraba buenas relaciones personales y políticas.

El recién elegido Fernando Elboj distribuía su discurso de toma de posesión en tres ejes principales: Políticas sociales y asistenciales, haciendo hincapie en la ley de la Dependencia y la de Igualdad entre hombres y mujeres, con especial atención a la diversidad, inmigración, minorías étnicas y personas mayores. Polícitas de seguridad en la ciudad. Seguridad para todo el mundo, decía el nuevo alcalde, pero especialmente para los mayores, los niños y los adolescentes. Y a este respecto recordaba que uno de los aspectos más difíciles de las ciudades modernas es todo lo referente al ruido, sobre todo el derivado del ocio nocturno, que habrá que afrontar y resolver. En tercer lugar, recordaba los grandes sectores de la producción, base del desarrollo y prosperidad de la ciudad, que habrá que apoyar al máximo, impulsando todos los servicios. En este sentido, incidía en un necesario apoyo al comercio, desarrollo del Centro Comercial Abierto, y una filosofía similar con la Hostelería. Con respecto a la gente joven, Fernando Elboj aseguraba que darán respuestas efectivas a sus necesidades y reivindicaciones.

Considera que éste va a ser un mandato "excelente" para la ciudad de Huesca, y muy positivo en el plano de las relaciones personales y políticas entre los distintos grupos políticos del consistorio. Además, apostaba por el diálogo entre todas las fuerzas sociales y políticas.

Este mandato, insistía Fernando Elboj, va a ser el momento de la autovía Lérida-Huesca-Pamplona, del aeropuerto, del AVE, de Walqa y de PLHUS, del desarrollo del corredor Huesca-Zaragoza, del crecimiento de la Universidad y del complejo capítulo de la Expo-2008.

El nuevo alcalde aseguraba que tienen por delante el reto de consolidar una ciudad socialmente equilibrada, más justa y solidaria, más armoniosa y bonita, medioambientalmente sostenible, abierta al exterior y al mundo, como es la vocación de Huesca. Por ello, potenciarán la ciudad, aprovechando este momento para el desarrollo.

Comentarios