Récord de ventas en la Feria de Bolea a pesar de la lluvia

2004061919 cerezas.jpg

Muchos han sido los que se han acercado hasta Bolea para poder comprar una de las 20 variedades de cereza que este año se podían adquirir en la VIII edición de la Feria de la Cereza. La lluvia que caía de forma incesante durante toda la jornada, no ha impedido superar las cifras de ventas de años anteriores.

El color rojo invadía Bolea en la jornada del Domingo. Hasta 7.000 kilos de cerezas se han llegado a vender en la octava edición de la Feria de la Cereza de Bolea. Mil kilos más que el año anterior. Un balance positivo, a pesar de que “lamentablemente la lluvia haya acompañado esta jornada festiva”, comentaba el alcalde La Sotonera, Pedro Bergua.

En sólo hora y media, ya se habían vendido 1.500 kilos de cerezas y los turistas tenían que esperar la llegada de nuevas remesas. Los más precavidos habían sacado del armario el chubasquero y el paraguas. Y quienes no había nmirado el cielo, podían hacerse en el mercadillo con un paraguas artesanal fabricado para la ocasión.

La calle que llevaba al mercado artesanal, era un ir y venir de gentes con un claro objetivo: llegar a la plaza mayor, para degustar los quesos, longanizas, patés de jabalí, ciervo o pato. Y como no, comprar una de las 20 variedades de cerezas que ahí se ofrecían.

La iniciativa de organizar una Feria de la Cereza surgió de mano de la Asociación de Amas de Casa 'A Cerecera' de Bolea y la cooperativa Cocebo en 1996. Año en el que se celebró el 'Día de la Cereza'. Pero no fue hasta el año 2000 cuando se volvió a realizar. Esta vez, con la colaboración del Ayuntamiento de La Sotonera que retoma la idea. El año pasado obtuvo la denominación de 'Feria Oficial de Aragón'

Comentarios