Mirando al Sur recuerda los inmigrantes son trabajadores con los mismos derechos que los autónomos

 

Mirando al Sur ha organizado durante todo el fin de semana un encuentro intercultural en el parque Miguel Servet de Huesca, durante el mismo se celebró una mesa redonda con el lema “Trabajo digno e igual”. Durante el transcurso del mismo quedó patente las dificultades añadidas que tiene el colectivo inmigrante en los asuntos laborares, por ello desde Mirando al Sur se quiere insistir en la necesidad de recordar al mundo empresarial que son personas con los mismos derechos que las autóctonas.

 

En la mesa redonda participó una mediadora intercultural que destacó los problemas del idioma y por ende sus dificultades para conocer sus derechos labores, “muchas veces los inmigrantes son gente con carreras universitarias, pero cualquier español con menos formación gana menos, eso no es justo”, precisó la mediadora; quien pidió a los sindicatos un mayor esfuerzo por acercarse a este colectivo. “Además se produce un desfase cultural, para aprender los horarios laborales, conocer las modalidades de contrato, etc”.

 

Por parte de CCOO, asistió su delegada provincial, Arancha García Carpintero la cual defendió la labor permanente en el área inmigración de su sindicato, pero reconoció que las condiciones laborales se han perdido durante los últimos años para todo los trabajadores: “el despido es libre y la gente tiene mucho miedo de perder su puesto de trabajo si protestas, aunque existe un Estatuto de los trabajadores donde quedan claros nuestros derechos, lo cierto es que se incumplen constantemente”.

 

Las mujeres inmigrantes también expresaron sus problemas, las mujeres musulmanas dijeron que las rechazan por llevar velo y otra subsahariana expresó que a pesar de llevar muchos años en España no consiguen el permiso para trabajar sólo el de residencia. Una de nacionalidad rumana que trabajaba en el servicio domestico contó que al pedirle a su jefa que le hiciera contrato tras dos años de estar en su casa la echó.

 

La sindicalista invitó a las participantes a organizarse y reivindicar sus derechos, “sólo desde la unidad podremos hacer frente a las injusticias laborales”, e invitó a todo el mundo a acercarse al sindicato para plantear cualquier queja laboral.

 

Otra participante también alertó del racismo existente entre la población local y en los medios de comunicación que ve un peligro en la mano de obra extranjera, “los medios de comunicación especifican que se trata de un extranjero cuando se produce un robo o para asociarlo a un terrorista islámico, pero poco se habla en positivo de nosotros cuando somos gente que consume y vive en este país como cualquier nacional”, dijo un inmigrante marroquí.

 

Un representante de la asociación Entrecavando, que ha efectuado un trabajo sobre la inmigración, criticó que “el mundo empresarial está demandando mano de obra barata pero se olvidan que son trabajadores como los españoles”.

 

Mirando al Sur también organizó una mesa redonda sobre el síndrome de Ulises que afecta a las personas que han dejado su país y su familia, creando graves trastornos psicológicos.

Comentarios