Fútbol vs FÚTBOL

Cristina Pérez Diego

Las cosas grandes o las cosas pequeñas. La eterna pugna entre el pez grande que se come al chiquitín o esa larga lista de depredadores que engullen lo minúsculo, con el único fin de hacerse más gigantes a base de muchas cosas pequeñas.

El domingo hay fútbol, del que fuera de aquí se escribe con minúsculas, solo porque la cantidad de seguidores es menor, no existen fichajes millonarios, no hay cifras de escándalo en lo contratos, no hay grandes patrocinadores, ni son el primer titular cada mañana en los medios de comunicación que mueven a millones de seguidores.

El domingo hay fútbol en Huesca. Por no ser un equipo de talla XXL, no se enfrenta tampoco a los debates eternos de los lunes donde, siempre y sólo exclusivamente, se habla de los "grandes".

Pero ¿qué es ser grande en el fútbol? Seguramente, la grandeza de las cosas pequeñas es más grande que las propias cosas grandes. A ver. La grandeza, por ejemplo de este partido del domingo, radica en una afición que es pequeña en número pero que, sin embargo, cuenta igual que las otras. Mismos corazones, mismos aplausos, mismo ímpetu y el mismo corazón desbocado en los últimos minutos.

Lo del domingo será un partido de fútbol; hombres corriendo como posesos detrás de un balón, con el fin de colarlo en el fondo de una malla que protege otro hombre, este con guantes, mientras en las gradas, cada cual anima a su grupo de hombres que corren tras un balón.

Es tan simple que cuesta creer que, la diferencia, radique sólo en la cuenta corriente. Sólo es futbol. Grande o pequeño.

Comentarios