Los toros, reencuentro con los viejos amigos

Luis Abadías

Llega San Lorenzo. Llegan los toros. Y, como el spot publicitario, vuelven a casa por estas fechas, quienes viven alejados de Huesca. San Lorenzo y los toros, son ese cordón umbilical que une al oscense con su tierra. Quienes vuelven, lo hacen con la emoción y la ilusión de disfrutar de la fiesta y de reencontrarse con los viejos amigos. A muchos de ellos, el devenir de la vida les ha alejado de su ciudad pero nunca olvidan sus raíces y menos San Lorenzo.

El 10 de agosto sigue siendo una fecha especial para muchos. Una semana antes sus sueños son en blanco y verde, huelen a albahaca y tienen el tacto de la arena del ruedo. Todos los sentidos están en alerta. Es la primera corrida de la feria taurina que nadie se quiere perder y no sólo para poder disfrutar del espectáculo, sino además por lo que significa el reencuentro con amigos, vecinos e incluso familiares a los que no veíamos desde hace un año.

Una buena excusa para acudir a la plaza y empaparse del ambiente taurino que respira la ciudad por los cuatro costados. Cuando entran a la plaza el sueño se hace realidad y atrás queda todo lo demás. Allí están ellos. Parece que esperan desde el año pasado para verlo entrar. Abrazos, besos y la sensación de que, por fin, estamos en casa.

Una casa que acoge a todos por igual, a lo largo de siete días de fiesta. Mientras, en la plaza, todos esperan ver la presencia de jóvenes toreros que pueden hacer las delicias de los aficionados. Si acompañan los toros. Si acompaña el tiempo. Todo lo demás acompaña. Además los Talavante, Castella, El Cid, El Juli o Salvador Vega, (por nombrar a algunos) convocarán a la afición que, cuando acude a la plaza de Huesca, acude a un lugar común en la memoria.

El blanco, el verde, la albahaca, la arena, nunca tantos tópicos juntos han sido capaces de sumar tanta fiesta como en Huesca. Una vez más los toros llegan con la fiesta, siempre juntos y un año más oscenses y visitantes, compartirán ese escenario redondo que tantas tardes de fiesta ha acogido. La de este año también. Que la suerte acompañe.