Detenida en Barajas una vecina de Huesca con más de 10 kilos de cocaína

 

La detenida es una mujer de 40 años que responde a las iniciales E.D.M. y que fue localizada en el aeropuerto de Barajas en Madrid cuando regresaba a España en un vuelo procedente de Santo Domingo. La policía le seguía los pasos ante su ausencia y finalmente era detenida con 10 kilos y 250 gramos de cocaína localizada escondida en su equipaje y que se encontró en botes y cajas de distintas marcas comerciales.

La investigación se inició por parte de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría Provincial de Huesca, dentro de su labor diaria en la operatividad contra el consumo y tráfico de estupefaciente vienen efectuado controles discretos sobre aquellos sospechosos de dedicarse a esta actividad.

 

Durante la pasada semana, en estas vigilancias, uno de los Policías observo la ausencia, en los lugares que habitualmente frecuentaba, de una mujer E.D.M. de 40 años, vecina de Huesca y con dos detenciones anteriores como antecedentes; iniciadas una serie de investigaciones complementarias y consecuencia de las mismas se consideró oportuno alertar a dependencia policiales de otras Comunidades Autónomas e incluso a varios aeropuertos de los que parten o arriban vuelos internacionales.

 

Fruto de esta alerta dispuesta por la Policía de Huesca, la Comisaría del Aeropuerto de Barajas comunicó que había controlado a la citada como ocupante de un vuelo que, procedente de Santo Domingo, tenia prevista la llegada a ese destino en la mañana del sábado día 23.

 

Los Policías del Grupo de Estupefacientes dela dependencia policial indicada localizaron a E.D.M.en la zona de tránsito, no pretendía pasar la aduana, posiblemente por tener otro destino dentro del territorio español, -modus operandi habitual en determinadas modalidades delictivas, el tráfico de estupefacientes entre ellas-. El buscar a la citada no estuvo exento de dificultes añadidas ya que hacía uso por el interior del recinto aeroportuario de una silla de ruedas, logrando con este ardid una atención personal preferente buscando al mismo tiempo (supuestamente) eludir posibles vigilancias y controles de todo tipo.

 

Comentarios