Duras críticas del Obispo de Huesca y Jaca a la asignatura de Educación para la Ciudadanía

2005090505 obispo.jpg

La carta pastoral que el Obispo de Huesca, Jesús Sanz, ha escrito para la hoja diocesana Pueblo de Dios de este domingo ataca duramente la asignatura de Educación para la Ciudadanía y critica a quienes la quieren poner en marcha. Bajo el título "Okupar la educación", el prelado critica lo que él entiende como una "imposición del Gobierno", así como una "manipulación". Además, invita a todos los que se muestren contrarios a luchar contra esta asignatura.

Jesús Sanz recuerda que muchos padres con hijos en edad escolar le han pedido una palabra de aclaración o llegan al Obispado para solicitar ayuda en torno a esta asignatura. Cree que la situación es muy grave, por la "intrusión en materia moral", por parte de unas disposiciones gubernamentales que, en su opinión, legislan desde la ideología de partido para sus intereses particulares.

El Obispo indica que con esta asignatura se está ante una verdadera manipulación de la ciudadanía a corto y medio plazo. Y añade que "formatear una sociedad a través del uso abusivo de la formación de sus miembros más vulnerables, como son los niños y los jóvenes (10 a 17 años), es claro indicio del escaso respeto de la libertad que hemos lamentado en sistemas totalitarios del pasado reciente o del momento actual". Se pregunta qué tipo de hombre y mujer, qué modelo de familia, qué tratamiento de la vida en todos sus factores y tramos se pretenden sugerir. Recuerda que una generación domesticada es una generación manipulada, con enormes beneficios para el diseño ideológico de quienes votarán como electores, la única sociedad para la que les predetermnaron. Considera que es una educación "okupada".

Jesús Sanz asegura que habría sido aceptable otra "Educación para la ciudadanía" diferente, que no hubiera invadido el campo de la formación de la conciencia y se hubiera atenido a la explicación del ordenamiento constitucional y de las declaraciones universales.

Finalmente, el obispo pide a los centros y a los padres que se opongan a esta asignatura, cuando dice "Hemos exhortado a todos a actuar de modo responsable y comprometido ante una asignatura inaceptable, tanto en la forma como en el fondo. Los medios concretos de actuación de los que disponen los padres y los centros educativos son diversos. (...) Se puede recurrir a todos los medos legítimos para defender la libertad de conciencia y de enseñanza, que es lo que está en juego. Los padres harán uso de unos medos y los centros, de otros. Ninguno de tales medos legítimos puede ser excluido justamente en ninguno de los centros en los que se plantea este nuevo desafío: ni en los centros estatales ni en los de iniciativa social".

Comentarios