Cuatrocientas personas se concentraban este sábado a las puertas de la Junta General de Accionistas de Ercros

Ercros

“Zabalza, escucha, Ercros está en la lucha”, “Esta batalla la vamos a ganar” o “Con el trabajo no se juega” han sido algunas de las consignas que se han escuchado a las puertas del lugar de celebración de la Junta General de Accionistas de Ercros en Barcelona.

En torno a las doce del mediodía de este sábado llegaban los consejeros delegados de Ercros a la Junta General de Accionistas. A sus puertas, se han concentrado unas cuatrocientas personas, de ellas unas ciento sesenta, tres autobuses, llegadas desde Monzón para mostrar, una vez más, su oposición al Plan de Mejora de la Eficiencia en los términos planteados por la empresa. Según el presidente del Comité de Empresa de Ercros Monzón, José Antonio Turmo, esperan que la empresa reconsidere el Plan y se contemple la continuidad del centro de trabajo.

A los trabajadores, familias y ciudadanos de Monzón se sumaban en la concentración empleados de otras planta de Ercros en España. El Plan de Mejora de la Eficiencia afecta además de a la de Monzón, a las plantas de Sant Celoni, Huelva, Silla y Catadau, en el horizonte de 2010. Esta medida supondría una reducción de la plantilla de 355 trabajadores, 130 de ellos de Monzón.

La próxima semana, el 4 de julio, continuarán las negociaciones entre los sindicatos y la empresa, negociaciones en las que se espera avanzar, según el presidente del Comité de Empresa de Ercros Monzón. Los sindicatos demandaban a la empresa esta semana mayores datos sobre la motivación económica, balances y un plan de industrialización a corto plazo.

La posición de la empresa parece firme. Desde que anunciara el Plan de Mejora de la Eficiencia hace unos meses ha ido cubriendo las etapas que se había marcado, la última ha sido suscribir una ampliación de capital, recursos que se quieren utilizar, en una gran parte, para costear el pago de indemnizaciones y cierre de plantas.

Por su parte, el Sindicato Obrero Aragonés (SOA), se pregunta cómo es posible que un grupo de empresas rentables hace dos años han pasado a necesitar de un plan de mejora. Esto, dicen, hace pensar en una administración presuntamente desleal de los antiguos directivos de Aragonesas y/o una muy mala gestión de los actuales directivos de Ercros por la deuda acumulada antes de la compra de Aragonesas.

Comentarios