AFAMMER inaugura sus aulas de verano

Conciliar la vida familiar, personal y laboral es la finalidad de las “Aulas de Verano” que AFAMMER Aragón ha puesto en marcha Bolea y Loarre. Medio centenar de niños participarán durante los meses de julio y agosto en actividades educativas y de ocio, mientras sus madres atienden sus negocios y actividades laborales

Este lunes han abierto sus puertas las “Aulas de Verano” que la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural de Aragón (AFAMMER) ha puesto en marcha en las localidades oscenses de Bolea y Loarre. De esta manera, AFAMMER recoge las necesidades de conciliación de la vida familiar y profesional de las mujeres, que necesitan atender sus negocios, con mayor actividad en esta época del año, mientras sus hijos ocupan su tiempo con actividades educativas y de ocio.

Según ha explicado la presidenta de AFAMMER Aragón, Anabel Lasheras, con la puesta en marcha de esta iniciativa “hemos querido recoger la inquietud de muchas mujeres trabajadoras del medio rural, dedicadas a actividades relacionadas con el turismo, la restauración o el comercio, porque es ahora cuando tienen la oportunidad de aprovechar el tirón turístico de estas zonas y para ellas es un problema las vacaciones estivales de los niños”.

Las aulas abrirán sus puertas durante los meses de julio y agosto en horario de 9.00 a 14.00 horas, de lunes a sábado, con actividades especialmente indicadas para dos grupos de edades, con niños de 2 a 6 años en un nivel, y de 7 a 12 en otro. Las aulas de verano tendrán una temática variada, que irá desde las clases de apoyo en educación primaria hasta informática, manualidades y actividades en la naturaleza. En ellas participan 24 niños y niñas de Loarre y alrededor de 20 en la localidad de Bolea. El proyecto se desarrolla por segundo año consecutivo en colaboración con los Ayuntamientos de estas localidades y la Dirección Provincial de Educación, que han cedido diferentes espacios para su realización.

La puesta en marcha de esta iniciativa supone, según ha manifestado Anabel Lasheras, una enorme tranquilidad para las mujeres que, además, ven cómo sus hijos son atendidos por personal cualificado. Esto es así gracias a un convenio firmado con la Universidad de Zaragoza, que permite que alumnas de segundo y tercer curso de Magisterio puedan acceder a su primer contrato laboral. “Esto es una garantía de profesionalidad para las mujeres y una oportunidad única para estas recién diplomadas”, ha matizado Anabel Lasheras.

Con la puesta en marcha de las Aulas de Verano, AFAMMER Aragón pone de manifiesto que se pueden mejorar las condiciones de vida de las mujeres del medio rural, facilitando la conciliación laboral, personal y familiar.

Comentarios