Desaparece la nieve y, nuevamente, brilla el sol en el Broad Peak

En la página web de Carlos Pauner puede leerse una nueva crónica sobre el día a día de la expedición aragonesa al Broad Peak titulada “A por todas”.

”Ha amanecido bueno. La nieve y el viento han dado paso al sol y a la calma. Estamos nerviosos. ¿Cuanto durará esto? ¿Será suficiente? Se rumorea que son 3 días de buen tiempo los que vienen.

La montaña, espectacular, cargada de nieve como un merengue. Eso no es bueno. Toda la huella está borrada y habrá que trabajar de forma sobrehumana para poder abrir el tramo entre el campo 3 y la cima. Voy a buscar apoyos. He hablado con los Serbios, que llegaron aquí antes que nosotros y están aclimatados. Hablaré con Silvio, que aunque recién llegado, le puede llegar a tentar este plan. Vamos a intentar formar un grupo de 7 u 8 personas, capaz de trabajar en conjunto y romper ese muro e nieve que nos separa de nuestra cima.

Mañana iremos para arriba, al campo 2, para abrir de nuevo hasta el 3 pasado e intentar culminar. Van a ser días muy duros, de los más duros en la vida de un himalayista. Nieve profunda, incertidumbre, aclimatación justa.... Personalmente, confío en mis fuerzas. Se que lo daré todo allá arriba y lucharé hasta entregar la última gota de energía de mi cuerpo. ¿El ánimo? Bueno, eso es otra cosa. No me encuentro especialmente radiante. Supongo que tengo muchas dudas y cierta desconfianza. Las tendré que ir despejando por el camino y además, sé, que eso no me va a afectar a la hora de pelear. Siempre he sido un guerrero, que aunque con más problemas o menos, ha peleado con honor en la cota de la altura extrema. A la bajada, siempre he visto todo más claro y me ha resultado más fácil decidir sobre todo.

Poco a poco iremos disipando dudas, aclarando nuestras mentes, ahora confusas por la espera y los acontecimientos. Que haya justicia. Que la montaña ponga a cada uno en su sitio y que de nuevo sintamos esa sensación, de poder, que supone elevarse por encima de la línea de la vida, compartiendo camino con la muerte. Vamos a por ello, que nada nos pare y esperemos poder volver aquí abajo en unos días, con la mirada de la victoria marcada en los ojos. Suerte.

Comentarios