Los expedicionarios aragoneses completan el proceso de aclimatación

La última crónica recibida en Airon Club Monzón desde el Campo Base del Broad Peak situado a 5.100 metros dice así textualmente:

“Tras diez días de un tiempo infernal, nieves, aires y lluvias insistentes, los aragoneses hoy han decidido ir completando el proceso de aclimatación. Han sido diez días de Partes Climatológicos cruzados y, en ocasiones, contradictorios. La tensión que han acumulado en este largo periodo de inactividad ha finalizado hoy con la ascensión hasta el CII. Todo el equipo al completo intentará durante esta jornada llegar a la cota de 6250 m, altura a la que han situado el CII. Las intenciones de José y Carlos, si el clima lo permite, son dormir en este Campo para mañana alcanzar el CIII.

Pasarán una o dos noches a 7120 m y de esta manera habrán completado el proceso de aclimatación quedando preparados, tras un merecido descanso, para el ataque final. En el caso de Marta y Alberto sus intenciones son diferentes, van retrasados respecto a sus compañeros pero con una sólida progresión. Subirán con Carlos y José hasta el CII, intentarán dormir dos noches y descenderán hasta el CB. Quedándoles una última ascensión hasta el  CIII antes de hacer el ataque definitivo a la montaña.

Sus ánimos eran contradictorios, se vislumbraba la emoción de escalar para ir ganándole batallas al monte y la tribulación de haber acumulado tiempo en un Base sin nada que hacer, nada de que hablar, salvo para recapitular datos de algún osado que recién llegado a este lugar tenia que hacer frente a las primeras rampas con el fin de avituallar y situar sus Campos de Altura.

Han llegado muchas expediciones, ha habido días en los que han sumado hasta 20 personas en las laderas del Broad. El equipo de 'Al filo de lo Imposible' esta al completo, para Silvio Mondinelli, buen amigo nuestro, esta montaña es la última de su lista de los 14 ochomiles. Para los nuestros, Silvio, será una buena baza en el ataque final.

Es el 50 Aniversario de la Primera Ascensión al Broad Peak y para celebrarlo, como ya es habitual en el Himalaya, se han concentrado un gran numero de escaladores. Esperemos que se cumplan los pronósticos y para el día de cima sean varios himalayistas, los que trabajen abriendo huella hasta el collado.

Los aragoneses, no tienen prisa, son muy conscientes de que aventajan al resto de montañeros en aclimatación y eso les hace más fuertes, su punto débil es la larga estancia, saben que tienen que ser  pacientes. La aclimatación y la paciencia son sus armas, si el clima lo permite y el Broad brinda una ocasión para alcanzar su cumbre, los aragoneses tienen muchas posibilidades. Eso es lo que yo esbozo de esta situación. Deseo que así sea y en esta ocasión tengo buenos motivos para pronosticarlo, esperemos que se cumpla.”

Comentarios