Más 300 artistas de 25 nacionalidades se reúnen en la sierra monegrina

En un punto indeterminado entre Castejón de Monegros y Sariñena, se daban cita este fin de semana más de 300 artistas procedentes de 25 países diferentes. Finlandeses, americanos, croatas, portugueses, belgas o ingleses se reunían para poner en común sus proyectos artísticos. Pertenecen al movimiento Nowhere, inspirado en el Burning Man americano.

Este fin de Semana, Los Monegros no sólo acogía el famoso festival Monegros Desert. Más de 300 artistas procedentes de hasta 25 países se congregaban en algún punto indeterminado de la sierra monegrina.

Cada participante tenía que traer además de lo necesario para sobrevivir durante tres días en el “desierto monegrino”, los materiales para llevar a cabo su proyecto. Entre los más llamativos, destacaba un camión de bomberos militar, importado en ferry desde Inglaterra hasta Bilbao para luego ser conducido hasta la mismísima sierra monegrina para su transformación en arte compartido. Este camión no le hacía sombra a una pirámide construida a base de fluorescentes. También abundaban los talleres: uno sobre yoga y otro sobre un campamento ninja donde una veintena de ingleses creaban un jardín zen y un pabellón japonés.

La organización ha sido primordial para que todo saliera a la perfección. Así, se construía una gran carpa donde tenía lugar los conciertos. También levantaban de la nada, los lavabos y las duchas.

La única premisa para participar en este evento es “tener un proyecto artístico. Tienes que aportar algo. Dar, regalar y no estar contemplando lo que otros hacen. Si sólo vienes a mirar, te sientes excluido y te vas”, explica una de las organizadoras y añade que “sería muy fácil llenarlo con miles de personas. No queremos que sea una rave. Queremos que sea un encuentro artístico con calidad”.

El movimiento Nowhere, inspirado en el Burning Man americano, elegía por tercer año consecutivo el paisaje estepario monegrino ya que según los organizadores del evento “es una experiencia sin preconceptos y se convierte en aquello que quieran sus participantes. Se sitúa en un entorno propicio para que crear y experimentar el arte en cualquier formato”.

Comentarios