Ercros se mantiene firme en sus planes para Monzón

Ercros

La nueva reunión entre la dirección de Ercros y las centrales sindicales ha concluido sin ningún avance y con una postura inflexible por parte de la empresa de mantenerse firme en la aplicación del Plan de Mejora de la Eficiencia y ,por ende, de todas las medidas traumáticas que se contemplan el mismo, incluidas el cierre de Monzón con sus 130 trabajadores y las prejubilaciones en Sabiñanigo.

El tercer encuentro consistía en una exposición de los responsables de las divisiones del Grupo y de los directores de cada una de las plantas, a excepción del de Monzón, que no tomaba la palabra. Según los representantes del Comité de empresa en la reunión, la postura de la empresa se mantiene inamovible. El encuentro concluía sin fecha para una nueva reunión y con el mantenimiento de la manifestación de Monzón del jueves a partir de las siete y media tarde y dónde se va a intentar paralizar la ciudad.

Los sindicatos van a elaborar una nota de prensa en la que van a explicar la situación en la que está la negociación.

Cabe recordar que en el caso de Monzón, los tres representantes sindicales que están en esa mesa, mantienen como irrenunciables los siguientes puntos: quieren que Ercros mantenga la actividad en Monzón, no aceptan ninguna medida de tipo traumática, apuestan por impulsar nuevos proyectos dentro de un plan de reorganización tal y como la compañía les garantizaba hace escasamente unos meses y están dispuestos a negociar un verdadero plan industrial de futuro que garantice la continuidad de la fábrica.

El Plan plantea dieciséis actuaciones que comportan el cierre de las fábricas de Sant Celoni, Monzón, Silla, Catadau y Huelva; el cese de la producción de las líneas de fitosanitarios, clorato potásico, cloruro potásico y eritromicina base, todas ellas consideradas no estratégicas; y una reducción de 355 empleados, que equivale al 16% de la plantilla media de 2006, y mejoras de productividad en prácticamente todos los centros de la compañía.

Las centrales sindicales se oponen a los cierres anunciados y sólo están dispuestos a una reestructuración de la plantilla y búsqueda si hace falta de otros productos que sean rentables.

Comentarios