Balanescu Quartet y la fanfarria Kokani Orkestar las músicas del Danubio en Pirineos Sur

Los ecos, voces y ritmos africanos de Senegal se alejan de Pirineos Sur para adentrarse en el Danubio y ofrecernos este viernes la música popular Rumana y los mejores sonidos de fanfarria de los Balcanes. El escenario flotante de Lanuza, se llenará a partir de las diez de la noche, con Balanescu Quartet y Kokani Orkestar.

Como base para sus nuevos temas, Balanescu Quartet ha tomado las canciones de la mejor cantante popular rumana, María Tanase,1913-1963. Recoge el material étnico de Tanase y, a través de su particular perspectiva musical, que va desde la clásica, el jazz, la electrónica y en general de influencias muy eléctricas, desarrolla un nuevo lenguaje personal, conservando siempre el espíritu original.

Alexander Balanescu elige trabajar con las canciones de Tanese por “intuición, afinidad y buenas vibraciones”. El músico se confiesa admirador de la fantástica voz que poseía María Tanase, con todos los registros de expresión, desde el teatro a la ópera. Ha sabido descubrir en los últimos años la importancia de la fuerza visual en los conciertos en directo y reconoce que, para este proyecto en particular, es simplemente esencial.

El núcleo de esta representación es tanto Maria Tanase como la cultura y filosofía de su país, que también reflejó y definió a través de su vida y su carrera, mostrando los complejos y hermosas contradicciones del alma rumana.

Por su parte Kokani Orkestar es una de las mejores fanfarrias compuestas por gitanos que hay en la región de los Balcanes, situada entre Serbia y Macedonia. Estas agrupaciones datan del siglo XIX, época en las que las tradicionales banda militares reemplazaban a los típicos sonidos basados en oboes y bombos, alcanzando esta música tal importancia y renombre, que ha llegado a ser parte de bandas sonoras como la de la película Underground de Emir Kusturica.

Procedente de la ciudad de Kokani, en la Nueva República de Macedonia, antigua Yugoslavia, está compuesta por dos trompetas, un clarinete, un saxofón, cuatro tubas y un tapan que es un gran tambor cilíndrico doble de piel, su estilo de música describe totalmente el carácter y el sentir de las gentes de esa región. Esta mezcla de músicas da como resultado la razón de ser de estas fanfarrias.

Sus canciones emanan de los tradicionales sonidos y danzas de Bulgaria, Rumanía, Serbia, Turquía, pero también contienen efluvios de la salsa y la rumba, e incluso de la música de la India. Oír a esta formación resulta de lo más interesante y atrayente, porque el que escucha sus canciones se convierte en cómplice y confidente de sus vivencias e historias.

El grupo ha viajado por toda Europa e incluso a Japón. Han participado con gran éxito en eventos tales como el Roskilde Festival (Dinamarca), Womad (Reino Unido), Sfinks (Bélgica), Festival Jazz de La Villette (Francia), Lucerne Jazz Festival (Suiza), Megaevento delle FAO (Roma, Italia), Royal Albert Hall (Londres, Reino Unido) etcétera, y más recientemente Les Méditerranéennes de Céret (Francia), donde han actuado junto a Khaled en algunos temas.

Comentarios