Cartas al director: Gestionando lo público

Arancha García-Carpintero Broto

Me siguen sorprendiendo noticias que, desde luego, hablan por sí mismas. La última es sobre una posible “pensión vitalicia” de 1.200 euros al mes, libre de impuestos, para cada uno (entiendo por tanto una para la madre, y otra para el padre), de los padres de los militares fallecidos, tristemente, en el Líbano. Además de una indemnización de 140.000 euros, por ser de aplicación el Decreto sobre Terrorismo.

Desde luego tengo claro que ninguna vida tiene precio, y que a ningún familiar estas cesiones económicas le van a paliar sus penas, pero no entiendo por qué, desde quienes gestionan el dinero público, de todos los españoles y españolas, se hacen estas distinciones. Y a ellos, solo a estos políticos, y a estas políticas CRITICO.

Miles de personas mueren en sus puestos de trabajo, que no dependen del Ministerio del Interior, ni del Estado; cientos de personas fallecen en accidentes de tráfico, en in-itinere; es decir, de camino o al regreso de su trabajo, y nadie de los padres o madres de quienes aquí cito perciben pensión alguna del Estado, libre de impuestos. Tan sólo los hijos/as, o parejas de estas personas fallecidas generan el derecho a pensión de viudedad o/y orfandad, miserables percepciones que además SÍ pagan impuestos. ¿No es esta realidad, por sí misma, una injusta e injustificada discriminación?

Señoras y señores políticos, sean razonables al tomar decisiones. Aunque pensándolo bien, deberían dar ejemplo, y suprimir esas pensiones vitalicias que se han asignado ustedes mismos, tan sólo por haberse dedicado a la actividad política, de la que cobran espléndidamente. También me gustaría saber cuánto dinero de nuestros bolsillos se invierte en esta “causa”. Y que curiosidad, aquí sí se han puesto de acuerdo las fuerzas políticas del País.

Los tiempos han cambiado, porque antaño, a quienes se aprovechaban de los recursos o bienes de otros, se les llamaba por su nombre. Ahora se consiente y permite casi todo, y se les llama gestores de lo público.

Comentarios