La Plaza Mayor de Monzón se llenó para ver el X Festival Folclórico Cinca Medio

Un año más, el Festival Folclórico del Cinca Medio contó con el favor del público, que abarrotó la plaza Mayor. La actuación de las cuatro formaciones duró más de dos horas. Por el escenario se sucedieron "Nuestra Señora de la Alegría", "Aires de Asturias" de Gijón, "Tierra de Barros" de Almendralejo (Badajoz) y "Colla de Sa Bodega" de Ibiza. Todos los folkloristas hiceron gala de su arte y compitieron en la vistosidad de sus vestimentas. Cabe mencionar la presencia entre los espectadores de Pedro Miguel Asuar, presidente de la Federación Española de Agrupaciones Folklóricas (FEAF) y del grupo de Extremadura, así como del alcalde y varios concejales.

La sección de mayores de “Colla de Sa Bodega” combinaba bailes donde se entremezclan ritmos lentos con otros más garbosos, conocidos como “las largas”. Bailes que, en su mayoría, proceden de los antiguos habitantes de la isla del sur de Rusia, y zonas de Asia Menor, conservados con mucha pureza. Trece componentes representaron a la agrupación, entre bailadores y músicos. El tambor, la flauta de tres agujeros y las castañuelas de grandes dimensiones, son los instrumentos de la Colla.

Por su parte las gaitas asturianas sonaron con “Aires de Asturias” que cumplía recientemente medio siglo. Una treintena de componentes de la Agrupación viajaban este fin de semana a Monzón para participar en el Festival, donde ofrecieron un repertorio variado con “ligeros”, “danzas” y “jotas” o “muñeiras”. Las gaitas y los tambores marcaban el ritmo de los bailadores.

De Extremadura llegaba “Tierra de Barros” procedente de Almendralejo (Badajoz) con su repertorio, folklore extremeño, con reminiscencias portuguesas y andaluzas .El grupo se originó en 1969. Desde entonces, cientos de personas han pasado por sus filas y han contribuido en la labor de transmitir el folklore extremeño. Actualmente, unas cincuenta personas, entre músicos, cantadores y bailadores forman “Tierra de Barros”, un grupo en el que también existen equipos dedicados a la investigación del folklore.

Como siempre, la Agrupación Folclórica de Nuestra Señora de Alegría volvía a gustar a su público.

Comentarios