Elena Espinosa defiende la necesidad de introducir mejoras en la propuesta de reforma de la OCM del vino

La Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación ha defendido, en el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, la necesidad de introducir mejoras en la propuesta de reforma de la OCM del vino presentada por la Comisión Europea dada la importancia que esta reforma tiene para España. Entre las medidas planteadas por la Ministra destacan el establecimiento de un periodo transitorio para adaptarse al nuevo escenario y la posibilidad de compensar la supresión de las medidas de mercado.

Elena Espinosa ha recordado que España no sólo cuenta con la extensión de viñedo más grande del mundo sino que la viña y sus productos (uva, vino, mosto y alcohol de uso de boca) componen un entramado económico, cultural y social esencial para la fijación de la población y la protección del medio ambiente en una amplia extensión de zonas rurales españolas.

La Ministra ha valorado los aspectos positivos de la propuesta tales como la simplificación y flexibilización de la normativa y de las prácticas enológicas y el etiquetado; la intención de reforzar un modelo de calidad basado en la excelencia y ligado a las Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen y la prohibición de añadir sacarosa al vino. También ha señalado su satisfacción por el hecho de que el arranque haya dejado de ser el eje de la reforma, reduciendo sus objetivos y contemplándose como una medida voluntaria de carácter social.

Sin embargo, la Ministra ha considerado que hay aspectos importantes que deben mejorarse para que la reforma tenga éxito y que requieren una solución para el sector vitivinícola español, al mismo tiempo que ha precisado que la OCM debe contemplar la posibilidad de compensar tanto la posible pérdida de renta de los viticultores como de actividad industrial en las zonas afectadas. La Ministra ha indicado que el dinero de la OCM debe mantenerse dentro del sector.

En cuanto a la apuesta por la promoción, la Ministra ha señalado que para que sea proporcionada y eficaz debe ser una medida progresiva y flexible para responder a las diferentes demandas del sector. Del mismo modo, Elena Espinosa ha trasladado al Consejo de Ministros de la UE la inquietud que la liberalización de plantaciones está causando en las Denominaciones de Origen españolas.

Uno de los asuntos que preocupan a la D.O. Somontano es la liberalización de las plantaciones a partir del año 2013, puesto que consideran que es un “sinsentido” utilizar un porcentaje muy alto de la ficha financiera para los arranques y posteriormente se liberalice la plantación, una cuestión grave para la reducción de los excedentes, uno de los objetivos de esta reforma.

También preocupa la posibilidad de desviar una parte de estos fondos para una serie de medidas de desarrollo rural que se gastarían en las zonas vitivinícolas pero no en el sector. Mariano Beroz, presidente del Consejo Regulador de la D.O. Somontano, considera que para mejorar es preciso que el 100% de esas ayudas estén dirigidas al propio sector. Beroz ha señalado que ahora hay que estar pendientes del borrador definitivo que posiblemente no saldrá adelante hasta finales de 2007 o principios de 2008.

Comentarios