Los himalayistas aragoneses se encuentran ya en el campo base del G-II

Comienza una nueva aventura en el Gasherbrum II para los expedicionarios aragoneses, entre ellos, Pauner y Vilalta. La última nota de la expedición al Broad Peak y GII recibida en Airon Club desde el campo base del GII (5.050 metros) dice así: “Así son las montañas, así los montañeros. Las dudas ya se han resuelto. Los

aragoneses están en el Campo Base del GII, están recién llegados.

En la mañana de hoy han trasladado el CB del Broad dejando tras de si un polvo que no volverán a pisar. El Broad les ha proporcionado fuerza y motivación, además de aclimatación, suficiente como para enfrentarse al GII con ímpetu desmesurado.

Las sensaciones son diferentes, José desea acompañar a Carlos hasta donde

pueda, tiene un dedo del pie tocado y eso no es ir al 100%, es consciente

de ello y lo afronta como él sabe. Resignación y buen hacer. Pero este

montisonense, es capaz de alzarse hasta lo alto, tiene unas herramientas

infalibles: tenacidad, constancia y fuerza. En la charla se mostraba

feliz, entre alguna broma que otra comentaba que -hemos pasado de un CB a

otro casi sin tocar suelo- y añadía –Perdonar por haberos guardado esta

encerrona, perdón. Dile a Pili que tengo muchas ganas de abrazarla y que me

perdone, que me perdone.

Pauner se mostraba feliz, optimista con las pilas cargadas, -somos unos guerreros y nos encontramos en una nueva batalla, tenemos nuestras armas afiladas y la confianza de los ganadores.

En estos momentos esta nevando en el CB pero si se confirmara el Parte de

la Meteo, en dos días podrían estar atacando en estilo alpino este nuevo

gigante de ochomil metros.

Varias son las opiniones que se barajan: salir hasta el CII (6650 m) dormir y luego cima o CII – CIV (7250 m) y cima.

Todavía no se ha pisado, en esta temporada, la cumbre del GII. La travesía

final tiene gran cantidad de nieve acumulada y puede resultar lo más

penoso. En cuanto a dificultad, el mayor riesgo está antes de llegar al CI

en el Valle donde confluye GI y GII con una zona de grietas bastante

traicioneras.

Afortunadamente, en esta montaña no van a tener que equipar. Aprovecharán el trabajo de sus antecesores, tal y como hicieron en el Broad los que vinieron después, beneficiándose de la labor de los aragoneses.

Marta, esta muy ilusionada con esta nueva oportunidad. Se abren nuevas

expectativas, Alejandre va a poder volver a vérselas con un nuevo

ochomil, con unas rampas diferentes pero ella peleará con la mismas

garras, con las que le permitieron alcanzar los 7800 m, las que uso para

acariciar la sensación de cumbre. Alberto se marcha con el equipo de 'Al filo de lo imposible' con Silvio, Edurne, Iván. De buen seguro le transmitirán ánimos. Ha trabajado como uno más, a escalado hasta donde la circunstancias le han permitido, y ahora tiene que regresar a la vida terrenal, para enfrentarse a sus quehaceres profesionales, que son los que le han cuartado las posibilidades de

reengancharse en esta nueva aventura”.

 

Comentarios