La Plaza Luis López Allué (Cartas al Director)

Luis Felipe Serrate

Concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad

La ciudad de Huesca cuenta, desde hace unos días con un espacio público abierto al tránsito ciudadano, la Plaza de López Allué, que presenta no sólo un nuevo aspecto sino que, supone el inicio de una nueva configuración de espacios en nuestra ciudad.

Algunos vecinos han continuado sus críticas y reivindicaciones en relación a una plaza que todavía se presenta inacabada. Una plaza donde la obra pública tiene que dar paso a las iniciativas privadas de vecinos y propietarios del entorno. Una obra que, sin el adecuado tratamiento de fachadas, o iluminación de éstas, no podrá contemplarse en su totalidad, configurando un espacio urbano global y más heterogéneo. Este constituye uno de esos proyectos de ciudad donde lo público y lo privado aparecen de manera estrecha en la configuración de espacios emblemáticos.

La ciudad de Huesca cuenta con plazas grandes, pequeñas o medianas, espacios públicos que por el propio equipamiento urbano del que disponen, del diseño urbanístico, de la localización territorial en la ciudad, juegan diferentes papeles en los usos y en su ocupación. Por ejemplo, la Plaza de Navarra es un espacio tradicional de encuentro de ciudadanos, un espacio que por su conformación permite “quedar” o “estar”. Pero, que difícilmente puede soportar una actividad más amplia (comercial, hostelera o lúdica). Los bancos, los árboles, la fuente, permiten un uso y dificultan claramente otro.

Por el contrario, el diseño de la Plaza López Allué permite con ese amplio espacio diáfano ser la plaza de mayores oportunidades de actividad hostelera, comercial o lúdica. Donde la puesta en escena de grandes veladores, con un mobiliario adecuado y cuidado, la puesta en escena de actividades comerciales, folklóricas, o la propia celebración de importantes verbenas y bailes, serán posibles y funcionalmente realizables.

Al mismo tiempo, la conformación diáfana de la propia plaza no permite fácilmente un uso que pueda ser excluyente del espacio público. La ausencia de elementos accesorios hace de esa plaza un espacio más universal en su uso. La plaza López Allué es una plaza de todos, activa y dispuesta, con una clara vocación comercial. Constituye un elemento clave en la dinamización de la Huesca Antigua y un aspecto clave en el arranque del propio Plan Local de Equipamiento Comercial.

Por esta razón los encuentros con los representantes del sector del Comercio, de la Hostelería y de la propia Organización Empresarial oscense nos van a permitir avanzar en el modelo de uso de esta importante Plaza, en estrecha coordinación con el Área de Desarrollo del Ayuntamiento. Desde los servicios técnicos municipales se tienen dispuestos los estudios de movilidad de ese conjunto urbano. Ordenar los flujos de tráfico, los aparcamientos para residentes, la carga y descarga, las garantías de la peatonalización. Todo está listo para que entre todos hagamos de la Plaza López Allué un lugar de oportunidad.

Comentarios