Ibercaja aporta 18.000 euros al centro Fogaril de Huesca

Ibercaja ha aportado 18.000 euros para financiar las obras de acondicionamiento del centro de día para personas sin hogar de Huesca conocido popularmente como Fogaril. Este centro, que depende del Obispado oscense, abrió sus puertas en diciembre de 2005, con la finalidad de dar una respuesta a la carencia de espacios de ocio y tiempo libre que sufrían los transeúntes, fuera del horario que ofrece el comedor y el albergue municipal de la ciudad. En el pasado año, Ibercaja aportó 15.000 euros para esta misma causa.

A la firma del convenio, que rubrica la estrecha colaboración de Ibercaja con los objetivos del centro Fogaril, han asistido José Luis Novellón, director provincial de la Caja, José Antonio Satué, vicario general de la Diócesis, y Pilar Polo, directora de Cáritas Diocesana de Huesca.

Con las obras de reforma, el centro Fogaril tiene una capacidad de unas 30 personas, y en el mismo se ofrece una espacio de acogida y de calor; también hay servicios de televisión, lectura, juegos de mesa, y se ofrece un café con galletas a los usuarios varias veces al día. Además se informa y transmiten ofertas de trabajo a través de uso del teléfono por parte de los transeúntes, sin que en ningún momentos Cáritas, quien administra el centro, lleve a cabo labores de intermediación laboral. Como media, el centro acoge diariamente entre veinte y cuarenta personas, y atiende a la totalidad de beneficiarios del albergue municipal y a unas 15 personas sin hogar afincadas en Huesca.

Desde su apertura, el centro Fogaril ha conseguido detectar, conocer mejor la problemática de las personas sin hogar, dándoles la orientación y la información de todo tipo que necesitan. El centro se ha convertido es una referencia, es indispensable para este colectivo, sobre todo durante los meses del invierno.

Se busca despertar en ellos la motivación para acceder a otros recursos, por ejemplo, pisos de reinserción, o se llevan a cabo gestiones directas con el ayuntamiento oscense para resolver situaciones o demandas particulares de los usuarios del centro.

Existe una labor de orientación para todo el que quiera reorganizar su vida, ya que el centro es un lugar privilegiado para anunciar ofertas de empleo y realizar las gestiones necesarias por parte de los propios transeúntes. No hay estadísticas sobre inserción laboral, pero sí está comprobado que un elevado número de usuarios ha contactado con empresas desde el mismo Fogaril.

Otro de los objetivos es potenciar los hábitos de higiene personal. Se exige a los usuarios del centro garantizar la convivencia mediante la higiene personal. Para ello pueden utilizar los baños del centro, afeitarse, aseo superficial (no hay servicio de ducha), o bien, se les dirige a los servicios que existen en la ciudad con esta finalidad.

Y, por último, está la responsabilidad de que los usuarios colaboren en las tareas de funcionamiento del centro. Se trata de que cuiden y conserven todo el material disponible y que participen en la recogida de las papeleras cuando el centro cierra sus puertas.

El centro Fogaril está abierto de lunes a domingo en horario de mañana y tarde, de 9,30 a 12,30 horas y de 14,30 a 18.00 horas.

La plantilla está integrada por una educadora a tiempo completo, de lunes a viernes, que es la encargada del acompañamiento y orientación de los usuarios. Un monitor a media jornada es el responsable de abrir el centro los fines de semana. Además, se cuenta con seis voluntarios, que desempeñan su labor en diferentes turnos, colaborando en todas las actividades del centro Fogaril.

Comentarios