Cartas al Director: Alianza y Aliados

Arancha García – Carpintero Broto

Secretaria General UC. CC.OO. Huesca

El Ayuntamiento de Huesca ya se ha constituido, y sin sorpresa alguna el partido más votado, PSOE, ha decidido aliarse con el PAR, gobernando en una mayoría relativa, ya que estas dos fuerzas suman el 46,36 % de los votos, que gracias al reparto del sistema D’hondt ha propiciado que, en cuanto a ediles, sumen el 52,38%.

Pero si lo valoramos objetivamente, es extraño que aquí, en Aragón, vivamos como natural un hecho que resulta lo contrario. ¿Desde cuándo es natural que la supuesta izquierda política sume su mayoría con la derecha nacionalista? Y, ¿Por qué no se alía PSOE con el P.P., y así consiguen una absoluta mayoría? Ideológicamente hablando tienen poco que envidiarse P.P. y PAR.

Es obvio que estas alianzas son, sin duda, matrimonios de conveniencia, poco fieles a las intenciones de quienes hemos ejercido nuestro derecho al voto, y de quienes hemos optado por una política de izquierdas, y que superamos, tanto en votos como en ediles, los porcentajes de la alianza PSOE-PAR.

Pero claro, no sería tan fácil gobernar, y sobre todo no sólo consistiría en repartir espacios, y/o consentir la creación de empresas públicas donde colocar a determinadas personas vinculadas a los partidos que gobiernan.

Gobernar con y para la izquierda significaría hacer políticas sociales, comprometerse con la ciudad y la ciudadanía, involucrarse en los problemas, y buscar y encontrar soluciones. Trabajar por y para el futuro de Huesca, una ciudad sometida a la parálisis industrial. No valdría, por tanto, con dejarse ver en los eventos deportivos y culturales.

En fin, como dice GELIO, “la verdad es hija del tiempo”, y verdad es que el PSOE en Huesca ha recibido un varapalo electoral, y flaco favor hace, creo, “casándose” así. Precisamente los más de tres mil votos perdidos, creo también, son de quienes esperaban otra política, más cercana a quienes se denominan de izquierdas, que no voy a decir obreros. Que el tiempo resuelva la duda. Y ganas tengo de que el Sr. Biel se jubile, aunque hay que reconocer que con casi nada de incidencia en votos, ha conseguido gobernar, desgraciadamente, nuestra Comunidad Autónoma. Pero claro, porque otros se lo han permitido. Veamos como nos va con los Fernandos en Huesca. De momento ya adelanto que a mí, personalmente, no me convence, en absoluto, cómo se ha ventilado el Instituto Municipal de Fomento el nuevo socio de Gobierno. Apunta maneras preocupantes.

Comentarios