Javier Salinas asegura que hasta que el Tribunal de la Rota no decida los bienes no saldrán de Lérida

Javier Salinas

El Administrador Apostólico de la Diócesis de Lérida, Javier Salinas, ha asegurado que las 113 piezas de arte en litigio con la Diócesis de Barbastro-Monzón, no se moverán de Lérida hasta que el Tribunal de la Rota se pronuncie sobre la propiedad de las mismas, decisión que podría tardar hasta 10 años. Mientras tanto, Salinas apuesta por buscar caminos alternativos como negociar un acuerdo para que las dos partes compartan las piezas.

El Administrador Apostólico de la diócesis ilerdense recuerda que estas obras están catalogadas como una colección del Museo Diocesano y por tanto están ligadas a las decisiones del consorcio del museo y las leyes catalanas. Salinas afirma que el nuevo Museo Diocesano de Lérida se inaugarará en el mes de noviembre con las 113 piezas en litigio. Está en marcha el recurso ante el Tribunal de la Rota que debe estudiar la propiedad de las obras de arte, para Salinas, ésta será la resolución definitiva, “mientras no llegue, las obras no podrán salir de Lérida”.

Javier Salinas, reitera que de todas formas el Obispado de Lérida debe cumplir las decisiones vaticanas, pero también es consciente que está ligada a las decisiones del consorcio del Museo Diocesano de Lérida, puesto que las obras, indica, forman parte de una colección que está también condicionada por las leyes civiles catalanas. Una situación que ya ha trasmitido al Obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, que parece que ha entendido, según las palabras de Salinas.

Salinas reconoce que el litigio se encuentra en una situación delicada ya que ha habido muchos cambios, sobre todo de protagonistas, y ahora no sería oportuno tomar ningún tipo de decisión. Asegura que no ha perdido la confianza en los juristas que han defendido en los últimos años los intereses del Obispado de Lérida en el litigio, y no se explica la dimisión de uno de sus miembros como José Casanova.

Comentarios