El “Solitario” atracó en Binefar en 1998

solitario

Dentro de los numerosos delitos que se atribuyen a Jaime Jiménez Arbe se incluye uno en la provincia de Huesca. En concreto el tres de julio del año 98 en el que cometio un atraco a una entidad bancaria.

Su mayor error, el que llevó a las fuerzas de seguridad a perseguirle con todas sus energías, fue el asesinato, el 9 de junio del 2004, de los guardias civiles Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal cuando le dieron el alto en un control de carretera, en la población navarra de Castejón. El Solitario les disparó una ráfaga mortal de 20 proyectiles con su subfusil. No era la primera vez que mataba. En el 2000, asesinó a un policía local de Vall d'Uxó (Castellón), cuando huía de uno de sus atracos.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad han encontrado un fusil cetme y "abundante" documentación con apuntes sobre atracos en los registros realizados en el domicilio de Jaime Jiménez Arbe ("El Solitario") y en una nave en la localidad madrileña de Pinto, al parecer de su propiedad, según informó el director el director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida.

En declaraciones a la Cadena Ser informaba de que la justicia española ya ha iniciado los trámites para proceder a la extradición de este presunto criminal a través de las euro órdenes. "Nos interesa que cuanto antes sea extraditado para que sea juzgado por los crímenes tremendos que tiene a sus espaldas", destacó el responsable del mando único.

Mesquida se felicitó de su detención y resaltó que se trata, "sin duda, del mejor homenaje que la Policía y Guardia Civil podían ofrecer a la memoria de los dos guardias civiles asesinados en Navarra y a sus familias".

El director general explicó que la primera pista fiable sobre "El Solitario" se logró tras el último atraco que perpetró, en la provincia de Toro (Zamora), en el mes de mayo. Tras el robo, las autoridades policiales tomaron la decisión de "insistir en la colaboración ciudadana" y a partir de ahí, se recibieron informaciones, muchas de ellas coincidentes. Según Mesquida, desde el mes de junio las fuerzas y cuerpos de seguridad "estaban convencidos" de que se encontraban ante El Atracador Solitario. A partir de estas informaciones, este delincuente fue localizado en Madrid y se inició toda la investigación.

"Había un auténtico ejército de policías y guardias civiles coordinados para seguir la pista de esta persona", destacó el director general agradeciendo también la colaboración de la Policía Judicial y la portuguesa. "El lunes estábamos el ministro del Interior y yo mismo en Lisboa. La cara de felicidad del jefe del operativo portugués era muy significativa", valoró.

Vigilancia intensa

Una vez se encontró la pista del atracador, las fuerzas de seguridad pusieron en marcha un dispositivo de vigilancia "muy intenso y permanente" que detectó su desplazamento a Portugal. Según Mesquida, este traslado sorprendió en un primer momento y se comprobó cómo el atracador empezó a vigilar una entidad bancaria.

A partir de entonces, la policía portuguesa, en colaboración con la española, decidió proceder a la detención, y en la mañana del lunes, el director de la seguridad lusa puso al corriente a las autoridades españolas de la situación. "Conocíamos que estaba en Figueira da Foz y le advertí una vez más de la peligrosidad de este delincuente dado que no se dejaría coger fácilmente", valoró.

La policía sabía que "no iba a dudar en usar las armas en caso de que se viera acosado" y de hecho "hizo un amago" abrir el maletín donde las transportaba. Sin embargo, tal y como relató Mesquida, "el dispositivo policial era tan numeroso que se vio impedido de realizar ninguna actuación".

Comentarios