Natacha Atlas con su cancionero popular en Pirineos Sur

Su actuación es este jueves a las diez de la noche en el Auditorio de Lanuza. Siendo un mito dentro de la música actual, se ha ido forjando un cancionero popular para todo tipo de audiencias, sin renunciar a la investigación y a la mezcla de lenguajes musicales. El espectáculo comenzará con United Nubians, un proyecto de Mahmoud Fadl que llama la atención internacional como uno de los más innovadores de la vibrante escena de los clubes de Berlín.

Por lo que se refiere a Natacha, es considerada una cantante entrañable e internacionalista que durante los últimos diez años se ha movido en las aguas del etno-techno cantando apasionadamente en francés, inglés y árabe.

Alabada por el underground y por la crítica, nació en Bélgica, aunque en el seno de una familia con un linaje tan multicultural como su música de espíritu nómada. Marruecos, Egipto, Palestina y las tradiciones cristiana, árabe y judía salen a colación al repasar su código genético personal y artístico, que remite al barrio marroquí de Bruselas donde creció influenciada por la cultura árabe. Natacha llegó a cantar en clubes árabes y turcos de la capital belga y formó parte de una banda latina llamada Mandanga.

En 2001 publica Ayeshteni y es elegida embajadora honorífica en la conferencia contra el racismo de la ONU: “Ella personaliza el mensaje de que hay fuerza en la diversidad, que nuestras diferencias, ya sean étnicas, raciales o religiosas, son una fuente de riqueza más que de amenaza”. Con su último trabajo, Mish Maoul de 2006, Natacha Atlas vuelve a sus orígenes, álbum producido por Temple of Sound y enfocado a los aires del Magreb y Oriente Próximo, en el que Natacha aliña su voz evocadora con ecos de Bollywood, bossa y barnices de trip-hop y electrónica downtempo. Un ejercicio de, según definición propia, “música arábiga periférica”.

Con el espectáculo que inicia la noche de Lanuza este jueves, United Nubians, es un proyecto de Mahmoud Fadl que llama la atención internacional como uno de los más innovadores de la vibrante escena de los clubes de Berlín.

Mahmoud Fadl, maestro percusionista del Nilo, nació en 1955. Es descendiente de una familia de nubios que tienen sus raíces en la cultura griot del pueblo battikol. Vivió entre las ciudades egipcias de Assuan y El Cairo y comenzó su carrera musical como bailarín de limbo y músico para celebraciones de bodas nubias y árabes. Su excepcional talento para la percusión pronto le valió la demanda de las orquestas árabes más importantes y cantantes como Ahmed Adawia o la leyenda del soul nubio Ali Hassan Kuban.

Después de varias giras internacionales y apariciones como invitado especial en Siria, Marruecos y Grecia, Mahmoud Fadl se establece en Europa para desarrollar su propia carrera internacional como solista. Actualmente el percusionista trabaja y viaja entre El Cairo y Berlín, que actualmente es uno de los centros más importantes para la ciencia y la cultura nubias. Como experto nubio, Mahmoud Fadl ha contribuido a estos estudios de esta legendaria pero reprimida cultura como director musical de cuatro álbumes de su proyecto Salamat, publicados por el sello berlinés especializado en músicas del mundo, Piranha Records.

El siempre ocupado embajador del Cairo Cool ha producido tres aclamados álbumes con su propio nombre. El primero con antiguos ritmos del Nilo, titulado Drummers of the Nile, el segundo nos descubre el extraordinario maestro de la trompeta oriental, Samy el Bably, en un maravilloso álbum de nombre Love Letters from King Tut-Ank Amen (Cartas de amor del rey Tutankamon). En el tercero, Umm Kalthoum 7000, presenta el primer homenaje nubio a la diva panarábica Umm Khaltoum, mostrando el excepcional arte vocal de Salwa Abou Greisha de la prestigiosa familia Greisha de músicos nubios, acompañados de seleccionados instrumentistas de la Ópera de El Cairo.

Comentarios