El Gobierno de Aragón recomienda buenas prácticas ambientales para luchar contra el cambio climático en vacaciones

Las vacaciones son una buena época para aplicar buenos hábitos ambientales contra el cambio climático. Por ello, el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón está distribuyendo folletos informativos en las oficinas de información turística. “Situar el aire acondicionado a no más potencia que la de 24 grados o conducir de manera eficiente en los desplazamientos vacacionales supone un menor consumo de energía, que contribuye a frenar el cambio climático y ahorrar en la economía del hogar”, ha informado la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Marina Sevilla.

 

CONDUCCIÓN

 

En los desplazamientos vacacionales, es preferible utilizar el transporte público. En el caso de tener que utilizar tu propio coche, intentado aprovechar la máxima ocupación. En la conducción, se puede ahorrar hasta un 35 por ciento de combustible cambiando de marcha por debajo de las 2.500 revoluciones en vehículos de gasolina y por debajo de las 2.000 en los de gasoil.

 

TEMPERATURA EN EL HOGAR

 

Situar el termostato por encima de los 24º permite un uso más racional del aire acondicionado. La eficiencia para regular la temperatura del hogar también puede conseguirse bajando más las persianas durante el día y corriendo las cortinas para atenuar la luz directa. De este modo se disminuye la temperatura ambiente de nuestros domicilios con un gasto menor d energía. A ello contribuye también abrir las ventanas durante la noche y las primeras horas de la mañana intentando generar corrientes de aire para una ventilación natural.

 

BOMBILLAS Y ELECTRODOMÉSTICOS

 

Las vacaciones pueden ser un buen momento para sustituir las bombillas incandescentes y halógenas por bombillas de bajo consumo o LEDS, así como para instalar toldos en las zonas más soleadas (se disminuye hasta 3 grados la temperatura). También es conveniente desconectar los equipos electrónicos en lugar de mantenerlos en el modo en espera ( stand by ).

 

Si se aprovecha el verano para adquirir algún electrodoméstico, es importante elegir aquellos que sean eficientes, de clase energética A. Un frigorífico de clase A puede consumir un 39% menos de energía que uno de clase C. Eso evita la emisión de 1 tonelada de CO2 a lo largo de la vida del aparato. Su posible mayor precio de compra se compensa con el menor consumo, llegando a proporcionar un ahorro final de 100 euros. El criterio ambiental puede aplicarse a la compra de cualquier bien o servicio: ahorro de energía, residuos generados o productos contaminantes. Realizar la separación de residuos para su recogida selectiva es otro pequeño gesto de gran importancia.

 

HÁBITOS SALUDABLES

 

Las vacaciones también son buenas fechas para adquirir hábitos saludables, como caminar o circular en bicicleta. El consumo abundante de frutas, verduras y hortalizas frescas, preferentemente de cultivos locales, suponen otra ventaja ambiental: estos productos requieren una menor utilización de energía para su preparación y transporte.

Comentarios