La colonia urbana de Cáritas Barbastro acoge a 56 niños de distintos países

La colonia urbana de Cáritas Barbastro que tiene como objetivo el tiempo libre de muchos niños a los que la economía de sus familias no les permite aprovecharlo de otro modo. Hasta el 17 de agosto, esta entidad cristiana acogerá a un total de 56 niños de distintas partes del mundo, todos ellos a partir de los 4 años de edad.

La primera jornada comenzaba con una bienvenida colectiva entre todos los integrantes de la colonia. Tras ello, los chavales asistirán a clases de repaso con la participación de 10 monitores. Este año, las lecciones estarán enfocadas al fomento de la lectura individual y colectiva, ya que desde la dirección de la colonia se considera que es muy importante para el aprendizaje de otras materias.

Tras las clases teóricas, en la colonia se realizará un tentempié para los chavales, que consistirá en un desayuno natural compuesto por pan con chocolate y fruta del tiempo. Con ello se pretende prescindir de la bollería industrial y acostumbrar a los más pequeños a almorzar debidamente.

Además, cada día se realizarán distintos talleres. Para comenzar, los niños pintarán camisetas imitando el globo terrestre, que colorearán de manera que se intuyan los distintos continentes. Así, la multiculturalidad será su lema, y además estas prendas les servirán como identificación en las distintas salidas que se pretenden realizar desde la colonia.

Entre las actividades que se realizarán se encuentran las visitas a la biblioteca, y al parque de bomberos. Además, con motivo del 450 aniversario del nacimiento de San José de Calasanz, un grupo de escolapios se ocupará de los chavales durante unos días en un campo de trabajo.

La colonia cuenta con 56 chavales, de los cuales tan sólo dos son autóctonos. El resto provienen de distintos países, como Marruecos, Mali, Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina. Como afirma Larramona, “es un reflejo de la sociedad actual”.