La Diócesis de Barbastro-Monzón exige el cumplimiento del Decreto de la Congregación de los Obispos

Alfonso Milián

Alfonso Milián, obispo de Barbastro-Monzón, ha reclamado de manera contundente el cumplimiento del Decreto de la Congregación de los Obispos, de fecha 8 de septiembre de 2005, por el que se ordenaba la entrega de las 112 piezas depositadas en el Obispado de Lérida y pertenecientes a las parroquias transferidas a la Diócesis de Barbastro-Monzón.

El Obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón ha dado a conocer su opinión respecto a este tema después de las manifestaciones realizadas por el Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, y la reunión mantenida por la comisión de alcaldes. Milián ha explicado que el eventual recurso a la Rota Romana, que la Diócesis de Lérida haya podido interponer sobre este asunto, no impide la entrega de los bienes, que ha sido ratificada por el Decreto Definitivo de la Signatura Apostólica, de fecha 28 de abril.

Milián no aceptará ningún tipo de acuerdo con el Obispado de Lérida acerca de estos bienes, si previamente no se procede a la entrega de los mismos en virtud de los Decretos antes citados. Milián está abierto al diálogo y a llegar a acuerdos pero exige que se cumplan las órdenes de la Congregación de los Obispos y del Tribunal de la Signatura Apostólica.

Alfonso Milián ha señalado que el Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, es un Obispo con total transparencia y firme en sus propósitos y decisiones con el fin de llevar a cabo el cumplimiento pero tiene que estudiar como puede “encauzar” este asunto.

El Vicario Judicial de la Diócesis de Barbastro-Monzón, José Mora, ha destacado que se debe cumplir el decreto de la Congregación de los Obispos de 8 de septiembre de 2005, al mismo tiempo que ha considerado que si las 112 piezas se exponen en el nuevo Museo Diocesano de Lérida están actuando contra el derecho de la Iglesia.

En los últimos días el Administrador Apostólico de la Diócesis de Lérida, Javier Salinas, aseguraba que las 112 piezas de arte en litigio con la Diócesis de Barbastro-Monzón, no se moverán de Lérida hasta que el Tribunal de la Rota se pronuncie sobre la propiedad de las mismas, decisión que podría tardar hasta 10 años. Mientras tanto, Salinas consideraba que es importante buscar caminos alternativos como negociar un acuerdo para que las dos partes compartan las piezas.

Salinas, reiteraba que de todas formas el Obispado de Lérida debe cumplir las decisiones vaticanas pero también es consciente que está ligada a las decisiones del consorcio del Museo Diocesano de Lérida, puesto que las obras, indicaba, forman parte de una colección que está también condicionada por las leyes civiles catalanas.

La comisión de alcaldes por el retorno de los bienes mantenía una reunión para valorar las últimas declaraciones realizadas por el Administrador Apostólico de Lérida. La comisión llegaba a tres acuerdos: La celebración de una reunión en Roda de Isábena entre el obispo de Barbastro-Monzón, el Administrador Apostólico de Lérida y los alcaldes, la posibilidad de denunciar el concordato, e intentar alcanzar acuerdos entre ambas diócesis.

Comentarios