Se constituye en Santa Cilia la “Asociación Pirenaica de Centros de Vuelo a Vela”

La asociación que tendrá su sede en Huesca nace con el objetivo de potenciar el vuelo a vela en el Pirineo en toda su geografía y en todos sus aspectos. La nueva agrupación reúne a un total de unos 2.000 pilotos y persigue desarrollar el vuelo a vela siguiendo unos ejes específicos, desde la formación de cuadros técnicos a la investigación, acogida de pilotos externos de toda Europa o al taller de mantenimiento de aeronaves que se construirá en el Aeródromo de Santa Cilia.

La idea de la organización es que cada plataforma o club miembro se “especialice” en algún aspecto concreto de la actividad de manera que sea especialmente atractiva para el resto de la colectividad en actividades de escuela, vuelo avanzado, formación de cuadros técnicos, investigación de nuevos materiales, mantenimiento, posibilidades de alojamiento, temporalidad o taller de mantenimiento.

Geográficamente los socios fundadores de la asociación (Itxassou, Oloron, Santa Cilia, Nimbus, Tarbes, Sant Gaudens, Benabarre, Luchon, Alp, Igualada y Puivert) cubren la cadena montañosa de costa a costa en sus dos vertientes posibilitando que pilotos que habitualmente vuelan en el cerrado círculo de un único aeródromo puedan volar libremente en cualquier plataforma de la asociación persiguiéndose un modelo similar al que existe en los Alpes marítimos (región en la que el vuelo a vela supera en volumen de actividad económica incluso al esquí) pero dentro de un espacio aéreo menos saturado, menos complejo y por tanto más atractivo para pilotos de todo Europa.

La asociación cuenta también con incluir el vuelo a vela como una actividad a añadir a la ya de por si numerosa oferta de turismo de ocio y aventura del Pirineo. La experiencia iniciada por el Aeroclub Nimbus de Huesca de llevar la enseñanza del vuelo a vela a la universidad para conseguir una reactivación del deporte ha despertado el interés de la universidad autónoma de Barcelona y de hasta seis universidades de estudios aeronáuticos del sur de Francia generando unas expectativas de actividades que darán un contenido adicional a muchos de los aeródromos del macizo pirenaico.

Otro de los objetivos de la nueva asociación está el de lograr una uniformidad en las normativas que regulan el vuelo a vela en los dos países de manera que un piloto o un avión del otro lado del Pirineo pueda actuar de instructor o piloto remolcador en los dos países o que un avión pueda ser mantenido en un taller del país con las atribuciones y titulaciones del contrario. El objetivo más ambicioso al que se enfrentará la nueva agrupación será el definir una red de aeródromos en torno al Pirineo teniendo como asignaturas inmediatas dentro de la vertiente española la reactivación del aeródromo de Benabarre, mejoras en los aeródromos de Oloron y Tarbes, la potenciación de Santa Cilia de Jaca y el dar solución al problema que ha supuesto para el vuelo deportivo la construcción del nuevo aeropuerto de Huesca que por el momento y ha falta de la respuesta de AENA ha supuesto el fin de la actividad deportiva en esas instalaciones.

Comentarios