El Equipo de Mediación Intercultural de la provincia de Huesca ha atendido a más de 600 usuarios

El Equipo de Mediación Intercultural de la provincia de Huesca trabaja desde hace más de un año en la creación de redes con las instituciones locales, con el fin de promover la convivencia basada en la interculturalidad. El Equipo se encarga de derivar a los servicios sociales el caso que se les plantee y estos serán los que acabarán por resolver el problema. Hasta el momento ya han atendido a más de 600 usuarios.

Un conflicto intercultural se da siempre que se produzca un desacuerdo entre dos partes y una de ellas pertenezca a otra cultura. Los inmigrantes tienen que hacer frente a un conjunto de limitaciones, que no sólo se centran en los problemas económicos sino también legales, idiomáticos y sociales. Muchos tienen que empezar desde cero dejando a sus familias a miles de kilómetros de distancia, tal y como ha explicado la mediadora intercultural de Cruz Roja Jacetania y Alto Gállego, Laura Marecos.

El Equipo intervendrá para prevenir o solucionar un conflicto de cualquier tipo, ya no sólo intercultural, sino también en el ámbito jurídico, educativo, sanitario o social. Además, actuará como mediador siempre que lo necesite alguna institución de la comunidad, ya se trate de la Administración Pública o cualquier ONG. El fin principal del Equipo es el de promover la convivencia intercultural y el apoyo a procesos de inserción en el mercado laboral.

Este equipo pertenece al proyecto Equal A’Ixena, enmarcado en el programa de la iniciativa comunitaria Equal, cofinanciado por el Fondo Social Europeo. En el proyecto participan diversas administraciones públicas, Agentes Sociales y entidades sin ánimo de lucro como es el caso de Cáritas, Cruz Roja, la Fundación Tomás de Sabba, Comisiones Obreras y UGT.