El CIM Jaca y Pirineos-Alto Gállego continúan la limpieza de Ibones con los de Piedrafita y Catieras

Un total de doce miembros del Club de Inmersión y Montaña de Jaca participaron el pasado sábado en la limpieza y catalogación del ibón de Piedrafita, en Piedrafita de Tena, en la primera jornada de trabajos correspondiente al convenio del año 2007 con la Consejería de Medio Ambiente de la Comarca del Alto Gállego. El acuerdo se completará el próximo sábado, 4 de agosto, con la limpieza y catalogación medioambiental del ibón de Catieras, en el municipio de Panticosa.

Tras la firma del convenio con la Comarca del Alto Gállego en el año 2004, el CIM Jaca realizó las limpiezas de los ibones de Asnos y Sabocos, relación que se amplió en el 2005 con las actuaciones en Anayet Superior y Anayet Inferior. Los buzos no sólo recuperan restos y basuras del fondo de los ibones, sino que elaboran su catalogación medioambiental, gracias a la presencia de biólogos en el club.

El ibón de Piedrafita es un lago de montaña de poca profundidad (menos de un metro de agua), lo que permite a la vegetación acuática cubrir prácticamente toda su superficie. Según apuntó José Luis Benito, biólogo del Instituto Pirenaico de Ecología y miembro del CIM Jaca, “estos ibones someros son poco comunes, razón por la cual algunas de las plantas que nos encontramos en el de Piedrafita son muy raras, no sólo en el ámbito aragonés o pirenaico, sino en el español. Tal es el caso del Potamogeton praelongus, una hierba de hojas anchas que vive sumergida en las orillas, en la zona menos profunda del ibón, de la que sólo se conoce su presencia en toda España en Piedrafita y un par de ibones más del Parque Nacional de Aiguestortes, en Cataluña”. Benito explico que “esta planta está incluida en la Lista Roja de Especies Amenazadas de España y ha sido propuesta para su inclusión en los Catálogos de Especies Protegidas de Aragón y España”.

“Acompañando en las orillas al P. praelongus tenemos un congénere también muy raro en Aragón, Potamogeton berchtoldii, pero este mucho más menudo, de hojas muy finas. Además, un tercer potamogeto, el Potamogeton alpinus, cubre de forma casi total el resto del ibón”, añadió.

Del ibón se sacaron varios kilos de basura –vasos, latas, entre ellas una de zotal (desinfectante o insecticida que se usa generalmente en establos o para el ganado)-, pero debido a su fácil acceso y a la gran cantidad de público que lo visita puede considerarse en muy buen estado. Los buzos ni siquiera precisaron de los trajes de neopreno, pues el nivel de agua era muy bajo. Algo muy distinto a lo que sucederá el próximo sábado en el ibón de Catieras, donde además de ser imprescindible el transporte en helicóptero de los equipos de inmersión, la profundidad supera los 20 metros.

 

Comentarios