El Justicia defiende el ocio nocturno "en las afueras pero en condiciones"

2002121717 justicia.JPG

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, quiere dejar claro que la causa del atropello del sábado en el SEPES es un conductor borracho a 150 kilómetros por hora. Independiza esta cuestión del debate del ocio nocturno, sobre el que apunta que "es recomendable que se sitúe en las afueras de las ciudades pero siempre en condiciones (vigilancia, seguridad,...)".

Audio sin título

García Vicente recuerda que el derecho a descansar (al fin y al cabo a la salud y a la privacidad) es preferente sobre divertirse y ganar dinero. Incluso hay jurisprudencia al respecto. La Unión Europea establece claramente que la privacidad no sólo es intimidad sino también que el ruido y el humo no entren en casa de uno.

Por este motivo y dados los problemas que se generan en el centro de los cascos urbanos, el Justicia dice que no sólo no hay que descartar sino que es recomendable habilitar zonas de ocio nocturno en las afueras de las ciudades; eso sí, con las garantías y condiciones que permitan que esa actividad se desarrollo con seguridad.

El Justicia de Aragón reflexiona sobre la relación ocio y alcohol-drogas. Dice que la diversión no tiene que ir unida a los excesos. Y hace referencia a encuestas realizadas a jóvenes: entre un 40 y un 60 por ciento se subiría a un coche conducido por alguien que ha tomado dos copas o se ha fumado dos porros. En esas condiciones un piloto de avión, en su simulador, aterriza fuera de pista en un 20 por ciento de las ocasiones.

También reflexiona sobre los usos y costumbres de nuestro país, el cual en los últimos 30 años se ha aproximado al resto de Europa en nivel de vida pero no en los horarios. El Justicia habla de comidas y cenas tardías, algo que no se puede achacar al clima (ya que Italia o Portugal tienen el mismo tipo de clima y en cambio los horarios están más en la línea del resto de Europa).