El Obispado de Lérida quiere mantener el diálogo y compartir espacios para albergar los bienes

Javier Salinas

El Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, ha emitido un comunicado en respuesta a las recientes declaraciones realizadas por el Obispo de Barbastro-Monzón y el Vicario Judicial, en las que reclamaban que se cumpliera el Decreto de la Congregación de los Obispos de fecha 8 de septiembre de 2005, por el que se ordenaba la entrega de las 112 piezas depositadas en el Obispado de Lérida.

La Diócesis de Lleida ha señalado que “desde que se produjo el Decreto de la Congregación para los Obispos el 8 de septiembre de 2005, la Diócesis de Lleida estuvo dispuesta a cumplirlo y dio los pasos necesarios al efecto. A pesar de esta disponibilidad, circunstancias ajenas a la voluntad de la diócesis, impidieron que se pudiera llevar a término la ejecución del Decreto puesto que las obras de arte que fueron adscritas al Museo de Lleida, Diocesano y Comarcal, están catalogadas por la Generalitat de Cataluña como una Colección protegida por las leyes de Patrimonio Cultural. Ello implica que la Diócesis no pueda disponer de ellas a su arbitrio, debido a que le afecta la legislación civil tal como prevé el canon 1.290 del Código de Derecho Canónico, a no ser que desde la administración se facilitara la ejecución del nombrado Decreto”.

Desde Lérida continúan pensando que una colaboración de las dos diócesis, Barbastro-Monzón y Lleida, con el fin de que la sociedad pueda disfrutar, en los diversos lugares que se determinen, de las obras de arte en litigio y muchas otras, es, hoy por hoy, la solución más aceptable y posible. Y más teniendo en cuenta que la solución definitiva por parte de las Instituciones Judiciales puede demorarse. En este sentido, la diócesis de Lleida está dispuesta a continuar dialogando con la diócesis de Barbastro-Monzón y con toda las instituciones, muy especialmente con las  implicadas en el Consorcio del Museo de Lleida, Diocesano y Comarcal. 

Comentarios