Iniciativas locales aprueba la concesión de 450.000 euros en subvenciones para el cultivo de la trufa

2004011717 trufa.jpg

Un total de 46 truficultores recibirán ayudas económicas de la Diputación de Huesca para el cultivo de la trufa negra. Así lo ha aprobado la Comisión de Iniciativas Locales de la institución provincial, que en su reunión de ayer jueves dio el visto bueno a estas subvenciones que suman 450.000 euros y cuyo objetivo es sufragar los gastos derivados de las inversiones en la instalación de cercados y el establecimiento o mejora de los sistemas de riego en las parcelas.

 

Estas subvenciones posibilitarán la creación y mejora de un total de 125 hectáreas ubicadas en las comarcas de la Ribagorza, Sobrarbe, Alto Gállego, Jacetania, Somontano y Hoya de Huesca. Éstas se suman a las 600 hectáreas que aproximadamente existen en toda la provincia oscense dedicadas al cultivo de la trufa y que se han puesto en marcha desde que en el año 2002 la DPH impulsara un programa de fomento de la truficultura como motor de desarrollo económico de muchas zonas altoaragonesas. Desde entonces se han destinado unos dos millones de euros en ayudas a la producción trufera.

 

La cuantía de las subvenciones para este año supone un incremento de 100.000 euros con respecto a la anterior convocatoria. En este sentido, el presidente de la Comisión de Iniciativas Locales, José Torralba, ha destacado “el esfuerzo de la Diputación de Huesca para dar cabida a las solicitudes que se reciben y que permiten que la truficultura sea una alternativa real a los cultivos tradicionales”.

 

Así, Torralba ha añadido que “gracias a este programa de ayudas el cultivo de la trufa negra se está extendiendo a comarcas altoaragonesas que no tenían tradición de cultivar este preciado hongo”.

El pasado mes de febrero se convocó la concesión de estas ayudas para 2007 cuyo objetivo es el establecimiento de nuevas plantaciones con plantas micorrizadas con trufa negra así como la mejora de las existentes en la provincia oscense. En el Alto Aragón se cultiva la especie denominada ‘Tuber Melanosporum’, conocida como trufa negra, y se cultiva sobre cajigos y carrascas.

 

Las subvenciones de esta convocatoria cubren el 80% de los gastos de los truficultores: en el caso de las destinadas a establecer nuevas plantaciones la ayuda es de 3.600 euros por cada hectárea de cultivo, mientras que para la modernización de las ya existentes contarán con una subvención de 1.440 euros por hectárea. Entre los requisitos exigidos por la Diputación a los solicitantes de estas ayudas es que la superficie mínima de plantación sea de 2.000 metros cuadrados (en una o varias parcelas).

 

Desde que se impulsara el plan de fomento de la trufa negra se ha contribuido a que este cultivo permita el incremento de las rentas agrarias y aporte, entre otras cuestiones, unos beneficios sociales ya que ayudan a fijar población en el medio rural.

 

A todo ello hay que sumar la construcción del Centro de Investigación y Promoción de la Truficultura que se ubicará en Graus y que colocará a la provincia oscense y a Aragón en su conjunto en el mapa nacional del campo de la truficultura. Además, el carácter científico y de investigación de este Centro permitirá experimentar en la mejora cualitativa y cuantitativa de la producción de la trufa.