La calle Mayor de Jaca se volvía a convertir en la calle Mayor del mundo en el desfile final del Festival

Con el desfile final concluye la 44 edición del Festival Folclórico de los Pirineos de Jaca, en el que han participado los 23 grupos de los 16 países que han estado en el festival. Un año más el festival de Jaca ha estado en la calle. En la última jornada los el público y los danzantes han compartido bailes y danzas .

El alcalde de Jaca y presidente del patronato del festival, ha realizado una valoración positiva de la 44 edición, donde la afluencia de espectadores y la participación ha sido similar a ediciones anteriores

La consejera de Ciencia y Tecnología del Gobierno de Aragón, Maria Victoria Broto, destacaba la interculturalidad de este evento que se lleva desarrollando en Jaca desde más de 40 años.

Por su parte Javier Callizo, viceconsejero de turismo del Gobierno de Aragón, ha señalado que el festival de Jaca es uno de los principales focos turísticos de nuestra comunidad autónoma

En cuanto a la seguridad , según nos señalaba el subdelegado del gobierno en Huesca. Ramón Zapatero , todo se ha desarrollado con normalidad y no ha habido ningún incidente reseñable.

Concluye el 44 Festival Folklórico de los Pirineos con un clima general de euforia después de la gran respuesta de público registrada en la jornada del sábado en todos los escenarios de la ciudad. Cerca de 5000 personas compraron una entrada para alguno de los cuatro espectáculos de pago programados a lo largo de la jornada. De todos ellos el más destacado fue, sin duda, el concierto de Macaco dentro del ciclo Lunas del Mundo. Cerca de 3000 personas abarrotaron una plaza de San Lure que nunca antes había mostrado un lleno como el que ofreció en la noche del sábado. El memorable concierto del cantante catalán pasará a la historia del Festival por ser uno de los más multitudinarios. La organización colgó el cartel de no hay entradas cuando ya había comenzado el concierto.

.

En el Pabellón del Festival se reunieron más de 1000 personas para disfrutar de la última noche de actuaciones. La organización quiso que fuera especial y diseñó un programa con ocho grupos y dos partes bien diferenciadas. Un derroche de energía que fue respondido con entusiasmo por el público. Tres horas antes, en los Jardines de la Universidad también hubo que colgar el cartel de “No hay entradas” en el espectáculo “Músicas y voces del mundo”, que protagonizaron los grupos de Bashkortostan, Argentina y Mallorca. Jaca se quedó ayer pequeña para albergar a los miles de visitantes que quisieron disfrutar de las últimas horas del Festival. Los pasacalles fueron la mejor demostración de que el evento sigue contando con el respaldo masivo del gran público.

La 44 edición finaliza y comienza el periodo del análisis y las reflexiones. Para Juan Manuel Ramón, concejal delegado del Festival, “el balance ha sido muy positivo si nos atenemos a las cifras de espectadores, que han sido muy parecidas a la de la última edición. En el caso del concierto de Macaco, casi se dobló el número de espectadores que en 2005 convocó Orishas”. Ramón ha señalado que “hay que seguir, pese a todo, evolucionando y estudiando nuevas fórmulas para mantener una renovación constante. El Festival está muy vivo y nuestro trabajo reside en conseguir que no pierda su gran vitalidad”.

En lo que respecta a los cambios introducidos este año en la organización de los alojamientos, catering y transportes, el concejal delegado del Festival ha reconocido que “nos ha generado grandes esfuerzos y notables cambios en los hábitos adquiridos durante años. Requiere esfuerzos extraordinarios que debemos de evaluar para mejorar en próximas ediciones”.