Los campistas desalojados en el Pirineo no estuvieron en peligro en ningún momento

Bielsa

El desalojo de más de 300 campistas en la madrugada de este lunes se llevaba a cabo sólo como una medida preventiva. Desde la comandancia de la Guardia Civil en Huesca insisten en que los desalojados no estuvieron en peligro en ningún momento, pero se tomó la decisión de trasladar a los campistas a polideportivos de Bielsa y de Benasque para evitar que cundiera el nerviosismo entre los acampados, muchos de ellos son niños que estaban de campamentos.

Audio sin título

Las dos evacuaciones se realizaban a petición de los propios afectados. Los 120 monitores y niños del campamento Junior, de Fraga, que estaban acampados cerca del Refugio de Pineta y fueron trasladados al polideportivo de Bielsa, han decidido volver a sus casas. El tiempo no acompaña.

Otras 182 personas eran desalojadas también en la madrugada de este lunes al polideportivo de Benasque. En este caso, se trata de un grupo de scouts franceses, turistas franceses y turistas españoles que habían acampado en los Llanos de Senarta. Los propios acampados solicitaron ayuda a medianoche a través del teléfono 112 porque se estaba produciendo una tormenta. Hacia las dos de la madrugada terminada el traslado al polideportivo cubierto de Benasque.

El comandante del puesto de la Guardia Civil, contactó con el Alcalde del municipio y se activó el plan de emergencia convenido para estos casos: mediante tres autobuses del servicio público de Benasque, se trasladó a las personas afectadas hasta el polideportivo donde, por parte del municipio, se les facilitaron mantas y bebidas calientes. Dos jóvenes francesas fueron atendidas en el Centro de Salud afectadas por crisis nerviosa y una tercera por hipotermia.

El alcalde de Benasque, José Ignacio Abadías, explicaba a Radio Huesca Digital que la tormenta no había sido especialmente fuerte, pero que los campistas no siempre acuden al Pirineo bien preparados.

Por otro lado, efectivos de la Guardia Civil han rescatado esta madrugada en el paraje conocido como La Ronatiza del Valle de Pineta, término municipal de Bielsa, a cuatro ciudadanos franceses que se encontraban atrapados dentro de un vehículo, arrastrado por el agua del río Cinca, con importante crecida debido a una fuerte tormenta. Fueron trasladados hasta la Colonia del Padre Jordi Turull situada en el mismo valle.