Escartín-Garrido ganaron el XVII Open San Lorenzo de Frontenis

La pareja formada por Toño Escartín-Carlos Garrido(Club Oscense de Pelota-Sariñena Frontenis) se proclamaron campeones de la decimoséptima edición del Open de San Lorenzo en su fase provincial, organizado por el club Oscense de Pelota y el Ayuntamiento de Huesca

El campeonato reunió a 12 parejas de pueblos de la comarca de la Hoya oscense, que disputaron el torneo en dos fases, una fase por grupos y otra eliminatoria.

En el grupo 1 saltó la sorpresa con la derrota de los, a priori, favoritos Toño Escartín-Charly Garrido a manos de Sergio Palacio-David Para (Huesca). A pesar de la derrota, Escartín-Garrido lograron clasificarse para semifinales, ya que vencieron el resto de sus encuentros, aunque en segunda posición, por detrás de los mencionados Palacio-Para. En el otro grupo no hubo sorpresas destacables, logrando el pase como primeros de grupo Carlos Molina-Chema Valenti (Agüero-Biscarrués) por delante de Joaquín Galán-Benito Anaut(Huesca).

En la primera semifinal, Palacio-Para se mostraron intratables, no dando opciones a sus rivales, Galán-Anaut, a los que vencieron 21-11, con un brillante juego. Galán-anaut lo intentaron, pero los nervios y unos rivales muy seguros, iban haciendo insalvable la ventaja en el marcador y en el juego.

La segunda semifinal resultó más igualada de lo previsto. Tras un fuerte comienzo de Escartín-Garrido, que pronto lograron distanciarse en el marcador, Molina-Valenti, con un juego muy seguro, fueron acortando distancias en el marcador, hasta lograr empatar el partido a 19 tantos, colocando la incertidumbre en sus rivales. Pero la mayor experiencia de Escartín-Garrido hizo que los 2 últimos tantos cayeran de su lado, para vencer por 21-19 a sus aguerridos rivales.

En la final de consolación, Molina-Valenti acusaron el cansancio del anterior partido y cayeron derrotados ante Galán-Anaut, que lograron una meritoria tercera plaza.

La final se presentaba muy abierta, ya que en el grupo Palacio-Para habían derrotado a Escartín-Garrido, que aunque lesionados ambos, debían ser superiores a sus oponentes. Pero una final es otra historia y la experiencia de Escartín-Garrido pesó demasiado sobre unos jóvenes Palacio-Para. El partido se empezó a decantar desde el comienzo a favor de Escartín-Garrido, que se concentraron al máximo, olvidando sus lesiones y que cada vez ampliaban más su ventaja en el marcador. Al final, 21-12 para los campeones en un torneo en el que han tenido que ponerse las pilas para lograr la victoria.

Para la organización el balance ha sido “muy positivo, ya que han salido jugadores que ya pueden competir en torneos oficiales fuera de Huesca y podemos estar ante un relevo generacional que está tardando demasiado en llegar”.