Los danzantes, protagonistas de la mañana de San Lorenzo

Los oscenses esperaban impacientes, en este día de San Lorenzo, el inicio de la actuación de los danzantes, la oración más emblemática y sentida que, como cada año, elevan al patrón de Huesca.

Los miembros de la agrupación de danzantes, se habían hecho un hueco en la plaza junto con la Banda de Música de Huesca. Vestidos todos con sus mejores galas, manteletas, bandas, fajines, medias o zapatillas ricamente adornadas, esperaban nerviosos el momento más importante en todo el año. El mayoral de los Danzantes, Pascual Campo, iba cuadro por cuadro, comprobando que todo estaba bien, dando las últimas instrucciones, ofreciendo ánimos, y con gesto concentrado, esperando que su actuación fuera magnífica.

De pronto, como siempre, como hace tantos años, se hacía el silencio, el maestro Sampériz daba la orden pertinente: la banda empezaba a tocar y los danzantes a bailar. Era el dance de las espadas.La plaza vibraba y el público aplaudía la primera actuación de los danzantes, una sincera oración a San Lorenzo. Poco a poco, en media hora, se han ido desgranando todos los dances típicos. Las espadas, los palos viejos, las cintas, los palos nuevos, el degollau y, para finalizar, de nuevo las espadas.

Los danzantes cuentan con bailes especialmente bonitos. Entre ellos, claro, el Degollau, pero también el de las Cintas, en el que los danzantes van entrecruzándose, mientras las cintas hacen lo propio. Posteriormente, se da marcha atrás y tiene que deshacerse todo el trenzado.

Y tras el baile de los danzantes llegaban los momentos de las felicitaciones, los saludos, la espera para que se formase la procesión que llevaría al santo hasta la plaza de la Catedral. Especialmente bonito es el momento en que la peana aparecía a las puertas de la Basílica. Allí, la banda de Música de Huesca ha interpretado, por segundo año consecutivo, uno pequeño himno de saludo y recibimiento a san Lorenzo, en esta mañana tan especial.

Y a partir de ahí, la procesión y, por supuesto, los almuerzos.