La variante de Pomar, en 2008

Las máquinas están ya trabajando en la variante de Pomar de Cinca. A finales de junio la Dirección General de Carreteras de la DGA adjudicaba las obras de esta variante a la empresa Construcciones y Desmontes Marco, por un importe de 2.825. 544 euros. El plazo de ejecución es de doce meses por lo que en el 2008 será una realidad. La alcaldesa de la localidad, Elisa Sancho, reconoce que es una reivindicación histórica de la localidad.

El proyecto de la variante contempla un trazado de 4,940 kilómetros desde la A-130 a unos 1.300 metros al norte de Pomar de Cinca, que se desplaza del noroeste al suroeste, cruzando el barranco de La Clamor mediante un puente de tres vanos, así como una rotonda abierta en la intersección del trazado con un camino, el que se dirige a Sariñena por Vilanueva y Castelflorite.

Además, según Elisa Sancho, se tiene el compromiso del Gobierno de Aragón para la construcción del polígono “Peña Plana”, de unas cuatro hectáreas. La alcaldesa reconoce que el proyecto podría ver la luz antes de finales de año y dos grandes empresas se han interesado en instalarse en ese espacio.

Además, los vecinos de Pomar esperan inaugurar próximamente su nuevo local social, que acogerá la demanda de todos los colectivos de la localidad. En otro orden de cosas, Suelo y Vivienda de Aragón ha construido 12 nuevas VPO en Pomar de Cinca, que se adjudicarán en septiembre, y que permitirán que los vecinos no se marchen del pueblo, como reconoce su alcaldesa. Éstas se suman a las 13 que recientemente se han adjudicado en Estiche y Santalecina, los otros dos núcleos del municipio de San Miguel de Cinca.

Asimismo, la alcaldesa ha valorado positivamente los nuevos vestuarios con los que contará el campo de fútbol de Pomar de Cinca y espera optar con subvenciones que permitan reestructurar la piscina, una infraestructura con más de veinte años de antigüedad.