Los vecinos de la muralla recuerdan que se deberá negociar uno por uno las expropiaciones de sus bienes

El ayuntamiento de Huesca anunciaba esta semana que reanudará en septiembre las negociaciones con los vecinos de la calle Desengaño, para decidir las indemnizaciones que cobrarán por las expropiaciones que deben sufrir con el fin de crear un pasillo de 8 metros sobre la muralla. Hace unos meses, los vecinos firmaron el acuerdo, aunque todavía está pendiente el decidir qué cantidad se dará a caba uno por las propiedades que tienen construidas, si es el caso, sobre esos 8 metros.

Los propios vecinos han asegurado a Radio Huesca Digital que ellos son los primeros interesados en que todo esto se acabe cuanto antes y que las negociaciones queden cerradas definitivamente. En julio ya recibieron una carta del ayuntamiento, en la que se les emplazaba para el mes de septiembre, momento en el que podrían retomarse las conversaciones. Estos vecinos dicen que ellos tienen las cosas claras sobre lo que pedirán. Ahora será necesario que el ayuntamiento de Huesca coincida con sus demandas. Además, y dadas las diferencias entre unas casas y otras, las negociaciones deberán hacerse una por una.

Los vecinos recuerdan que se cedieron 8 metros tras cada casa, a cambio de la edificabilidad. Otra cosa es que hay que valorar independientemente lo que hay construido en cada una de las casas sobre esa zona. En algunos inmuebles no hay nada, mientras que otros tienen allí casetas o incluso extensiones de sus propias casas.

El ayuntamiento de Huesca ha recordado que las actuaciones, que ya han empezado, afectan a un solar en la zona contigua a la Casa Amparo, por lo que no hay ningún problema para iniciar los trabajos arqueológicos y de futura restauración de la muralla. Según el consistorio oscense, mientras se lleva a cabo el inicio de estas obras, se puede culminar el proceso de negociaciones con los vecinos, sobre la expropiación de los bienes anejos al suelo.

Recordemos que esa expropiación permitirá construir un andador de 8 metros de profundidad y una zona de protección-seguridad de las traseras de los edificios afectados.

Comentarios