El aeroclub Nimbus recuerda que no vuelan en Monflorite-Alcalá por la falta de seguridad

Los miembros del Aeroclub Nimbus han recogido en su página web los motivos por los que, a lo largo de todo este verano, no han podido efectuar ni un solo vuelo desde el aeródromo de Monflorite-Alcalá, y han debido trasladar toda su actividad al de Santa Cilia, muy a su pesar. Seguridad, facilidades en la pista o dignidad de las instalaciones son algunas de las razones para el cambio, que quieren dar a conocer a las muchas personas que les preguntan y se interesan por los motivos de haber abandonado el histórico centro de Monflorite-Alcalá.

Así, por lo que hace referencia a la seguridad de las pistas, desde el Aeroclub Nimbus se recuerda que Santa Cilia dispone de una zona reservada al vuelo de 850x130 metros, con dos pistas principales, una de asfalto de 850x25 y otra de grava de 650x25. Estas pistas están separadas por una franja de hierba de 50 metros, que en la práctica puede ser utilizada como una tercera pista por los planeadores, de manera que existen tres pistas que pueden operar simultáneamente, con plena seguridad. Además, se dispone de sendas franjas en los extremos norte y sur de 15 m. de anchura cada una. Por contra, la superficie reservada al vuelo deportivo en el aeropuerto Huesca-Pirineos es un rectángulo entre balizas de 1.100 metros de longitud por solamente 60 de anchura, de los cuales 22 son impracticables; quedando 38 metros para la pista de asfalto y la de tierra, que además son contiguas, impidiendo la operación de más de un avión sin alto riesgo de accidente. Ello es más grave al operar en Monflorite-Alcalá la escuela básica del Aeroclub, teniendo que enfrentarse alumnos y pilotos con poca experiencia a condiciones mucho más dificiles y peligrosas que en Sta. Cilia aeródromo destinado a pilotos cualificados.

Además, , las mangas de viento, en Santa Cilia están correctamente ubicadas y proporcionan información imprescindible a los pilotos sobre dirección e intensidad del viento. En Monflorite-Alcalá se retiraron sin previo aviso en abril de 2007 y en fecha de hoy siguen sin reponerse.

En cuanto a facilidades en la pista, en Santa Cilia existe una instalación de suministro de combustible moderna y funcional. En el aeropuerto Huesca-Pirineos tienen que obtener la gasolina por el peregrino sistema de vaciar bidones, de cuyo aprovisionamiento se debe ocupar el Aeroclub en el Aeropuerto de Zaragoza, puesto que el Aeropuerto de Huesca-Pirineos es incapaz de dar este servicio tan fundamental.

Más aún, los hangares en Santa Cilia son amplios, limpios y prácticos. En Monflorite están próximos a la ruina, prácticamente sin mantenimiento, con goteras y expuestos a entrada de animales. En Santa Cilia los pilotos, familiares y aficionados acceden sin trabas a las instalaciones. Los aviones y remolques se mueven con vehículos apropiados. En Huesca-Pirineos todo esta prohibido, y tampoco les dejan hablar por teléfono móvil. El acceso se hace vía acreditaciones expedidas con criterios limitativos. El movimiento de aviones y remolques debe hacerse empujando manualmente en pista plataforma y accesos.

Y finalmente, y en cuanto a las instalaciones, las de Santa Cilia son acogedores, se dispone de locales, zonas específicas para pilotos, internet o servicios sanitarios. En Monflorite-Alcalá, donde tienen que acceder a través de un barrizal, nada de eso está disponible en la zona deportiva.

Los responsables del Nimbus, en todo caso, aseguran que la principal deficiencia que les impide volar en Monflorite-Alcalá es la falta de seguridad, algo que, en su opinión, se podría subsanar fácilmente con actitud constructiva por parte de los responsables de AENA.